Ourense

Las cofradías viven su particular tiempo de penitencia sin procesiones

Ourense

Semana Santa

Las cofradías viven su particular tiempo de penitencia sin procesiones

Procesión de Domingo de Ramos en O Carballiño, el año pasado. (Foto: Óscar pinal)
photo_cameraProcesión de Domingo de Ramos en O Carballiño, el año pasado. (Foto: Óscar pinal)
"Toca vivir la Semana Santa en la intimidad y creo que es una oportunidad", señala el presidente de las hermandades

n n n Son tiempos de penitencia, especialmente fuerte la impuesta por las circunstancias -coronavirus mediante- a las cofradías de la ciudad y la provincia, que en los últimos años habían apostado por relanzar una Semana Santa con sello propio al calor de los pasos y los cofrades. El trabajo de todo un año no podrá verse en las calles en  esta ocasión debido al confinamiento, algo que, según admiten los responsables de las diferentes cofradías "es una decepción", aunque comprenden perfectamente que es debido "no al mal tiempo, sino a una causa de fuerza aún mayor; la gente lo entiende", subraya José Antonio López, secretario de la cofradía de Jesús Nazareno de la parroquia del Sagrado Corazón, en A Carballeira, que "llegó a tener 183 cofrades, aunque ahora estaremos en unos 53", señala.

"Precisamente este año teníamos mucha ilusión porque habíamos trabajado durante los dos últimos meses en la novedad de sacar la figura de Jesús Nazareno en la tarde del Jueves Santo por las calles del barrio, y no solo en Viernes Santo, pero no podrá ser", explica López.

Domingo de Ramos

En la ciudad, aunque "los actos de la Semana Santa ya habrían comenzado el martes con el pregón, sería este domingo, con la Borriquita y la bendición de ramos en Parque de San Lázaro, cuando arrancarían las procesiones", señala Francisco Fontán, presidente de la Junta de Hermandades y Cofradías de Ourense. Entiende que aunque se habla de recuperar las procesiones en septiembre, "en torno al 14, fiesta de la exaltación de la Santa Cruz, creo que quedará para el año próximo". Y en este sentido señala que "este año toca vivir la Semana Santa para dentro, en la intimidad, y creo que es una oportunidad para renovarnos, redescubrirnos y profundizar en la fe".

Otro de los puntos provinciales de referencia en Semana Santa es Carballiño, donde este año también tenía iniciativas novedosas la cofradía de la Vera Cruz, que finalmente han tenido que ser aparcadas hasta el año que viene. "Teníamos en mente una exposición sobre temática cofrade, así como un par de conciertos", explica Rafael Melero, hermano cofrade mayor de esta hermandad que cuenta con alrededor de 250 personas en la actualidad. Este mes de abril quedan aparcados sus tradicionales pasos de Viernes de Dolores, Domingo de Ramos, Jueves y Viernes Santo o Domingo de Resurrección.

Captura de pantalla 2020-04-04 a las 22.33.26

Redes sociales

"Nosotros estamos invitando a través de facebook a hacer una meditación y una oración cada día a la hora equivalente a cada procesión, y colgamos imágenes de la misma correspondientes al año pasado", señala, invitando a quien quiera participar a hacerlo en esta Semana Santa atípica.

César Iglesias, arcipreste de Celanova, admite su pesar por la situación, máxime teniendo en cuenta que "aquí tenemos, además de las procesiones, que el año pasado se hicieron en el claustro de San Rosendo por la lluvia, la representación de la Pasión de Cristo, que es muy emotiva y cuenta con más de 50 personas participando, que hasta don Carlos Osoro se emocionó al verla". Es otro de los actos sacros que deberán quedar aparcados de momento, a la espera de que llegue un nuevo año; a ser posible, sin coronavirus.