Ourense

Coronavirus en Ourense | Los colegios, en versión online: “Es importante seguir activos"

Ourense

Educación

Coronavirus en Ourense | Los colegios, en versión online: “Es importante seguir activos"

Luis Garbayo, alumno de 1º de Bachillerato.
photo_cameraLuis Garbayo, alumno de 1º de Bachillerato.

Profesores y alumnos dejan de verse en las aulas, pero se encuentran en plataformas y aplicaciones

 

El cierre temporal de los centros educativos debido al coronavirus no impide que el curso siga avanzando, aunque desde las casas. Los colegios ourensanos han encontrado en internet su mejor aliado, y profesores y alumnos se encuentran estos días en plataformas y aplicaciones, donde comparten contenidos, ejercicios, correcciones y también conversación. El mensaje de los centros es claro: "No estamos de vacaciones". 

Los docentes, que trabajan desde el pasado viernes en adaptar los temarios al mundo digital, viviron ayer una jornada lectiva muy distinta de la habitual, en la que muchos grabaron sus lecciones en vídeo, realizaron encuentros a través de Skype y resolvieron dudas desde el correo electrónico. Para los estudiantes, también un reto: madrugar, hacer deberes, estudiar e incluso disfrutar del recreo sin moverse de casa.

"A resposta dos profesores a esta nova situación está sendo moi boa, e actualmente xa temos activas todas as aulas online, onde están as instruccións de todas as asignaturas, co contacto dos docentes", asegura Daniel Lorenzo, director del IES Otero Pedrayo. La situación es similar en todos los colegios ourensanos, a los que estos días solo acude el equipo directivo. "É moi importante que os rapaces  sigan activos estes días, tanto eles coma nós, é unha forma de manter a normalidade", explica Lorenzo. 

Los centros potencian estos días sus herramientas online, desde la propia web a las plataformas digitales y aplicaciones de contacto con estudiantes y padres. "Nuestra prioridad es que el alumnado nos sienta a su lado desde primera hora de la mañana, que se sientan animados y acompañados por el profesorado, y que no pierdan el ritmo del curso", apunta Fernado Ampudia, director del colegio Maristas. Las videoconferencias son una de las herramientas más empleadas estos días en el centro, así como en otros como el Guillelme Brown. "Estamos haciendo sesiones skype con los chicos, lo que nos permite vernos y preguntar qué tal lo llevan. Algunos reconocen que se aburren un poco, por eso los animamos a que se organicen por horas, para mantener una rutina", apunta Ana María Otero, administradora general del Guillelme Brown. 

Aprendizaje mutuo

El nuevo panorama no solo enseña a los estudiantes a utilizar otras formas de aprendizaje, sino también al profesorado. "Son días de aprendizaje mutuo, es una experiencia nueva para todos", apunta Ana Martín Tolivia, profesora de Lengua Castellana y tutora de 1º de Bachillerato del colegio Maristas. La docente explica que ayer, al conectarse a la plataforma, ya había numerosos estudiantes conectados, expectantes ante las nuevas fórmulas. "La verdad es que lo estamos llevando muy bien, desde el viernes ya estuvimos organizando y hoy (por ayer) ya empezamos. Los chicos tenían muchas ganas de saber cómo iba a ser a partir de ahora", apunta Ana Martín Tolivia, profesora de Lengua Castellana y tutora de 1º de Bachillerato en el centro. 

Los docentes de Maristas no solo cuelgan vídeos de lecciones y encargan tareas de forma diaria, sino que también realizan tutorías en las que mantienen contacto directo con todos los alumnos. "Eso nos sirve, además de para corregir ejercicios de forma conjunta, para vernos, contar qué tal están, reírnos... Ellos están súper contentos porque nunca habían estudiado así, y aunque tienen muchas formas de hablar con sus compañeros, también se les ve ilusionados de poder estar con el resto del grupo de clase, juntos", apunta Martín Tolivia. 

“Es un poco extraño"

Los alumnos ourensanos, por su parte, se amoldan a la situación con optimismo, aunque aseguran que es un "poco raro". "Esta mañana nos levantamos y preparamos todo para empezar las clases, ya habían puesto algunas tareas", explica Luis Garbayo, alumno de 1º de Bachillerato. "De momento lo llevamos bien, esto nos ayuda a seguir trabajando y a estar activos. Es la mejor manera de continuar con el curso", apunta su hermano, Ignacio Garbayo.

El trabajo se vuelve más autónomo, por lo que los profesores remarcan la importancia de "mantener el equilibrio". "No puede ser que dediquen diez minutos a una asignatura y dos horas a otra, es mejor que le dediquen 50 minutos, como en una clase normal, y si no acaban con lo que tienen que hacer continúen al día siguiente", apunta Ana Martín Tolivia. 

La madre de Antía Diz, estudiante de 3º de la ESO asegura que ella también aprende estos días: "A las diez de la mañana se conectó a la plataforma e hizo videoconferencia con los compañeros para trabajar en conjunto, yo soy alumna oyente". 

Para los alumnos de 2º de Bachillerato, la crisis del coronavirus ha supuesto un cambio relevante, pero también mantienen el ánimo. "Lo que más cuesta es crear una rutina nueva para no perder el hábito de estudio y no relajarse para la ABAU. Esperemos que este año no sean muy duros con los exámenes y con la corrección este año", explica Iria González, alumna de 2º de Bachillerato.



El contacto con los compañeros y docentes, clave para los estudiantes 

Permanecer en casa se hace más fácil, para muchos estudiantes, al poder conectarse con sus compañeros y profesores. Los colegios potencian al máximo las herramientas de comunicación online con el objetivo de acompañar y animar a los alumnos. "En la videoconferencia de hoy (por ayer) parecía que no se habían visto en muchos días, como si fuese a la vuelta de Navidad. Se les veía muy contentos por encontrarse, aunque sea online", apunta Ana Martín Tolivia. 

"La verdad es que estamos todo el rato hablando y haciendo videollamadas entre nosotros, porque si no nos da algo con la incertidumbre de qué va a pasar", asegura Alicia Gracia, estudiante de 1º de Bachillerato. "Las tecnologías y las redes sociales, bien gestionadas, ayudan mucho a llevar esto, a que no pierda el ritmo y esté conectada con los amigos", apunta la madre de Antía Diz, de 3º de ESO.