La Región

OURENSE

El Concello acentúa el control de horarios en locales de ocio

El incremento de inspecciones de la Policía Local en el casco viejo sorprende a los hosteleros. 

El Concello acentúa el control de horarios en locales de ocio

El aumento del celo que están mostrando desde la Policía Local en el control de horarios de cierre de locales de ocio en el casco viejo, que se viene produciendo desde finales del año pasado, está sorprendiendo a los hosteleros de la zona.

Diego, que regenta un establecimiento en la Plaza de Los Suaves, reconoce que "no tenemos licencia de pub y a las 03,30 horas tenemos que cerrar", pero señala que hasta el pasado verano -abrió en junio del 2012- había más manga ancha sobre este aspecto y, aunque se cumplían los horarios dentro de unos márgenes, no tenían a la Policía Local tan encima.

"Desde la última fiesta de Halloween, la presión ha sido constante, hasta el punto que para esa fiesta habíamos contratado una charanga, y pedido los permisos pertinentes para recorrer la calle al propio Concello, y la Policía Local ya estaba, al poco de iniciar el recorrido, pidiéndonos los papeles del permiso", señala Diego, que afirma que "como nosotros ha habido varios locales de la zona que también han sido controlados de forma más estricta que la habitual".

El dueño de este establecimiento de la Plaza de Los Suaves afirma que "el pasado diciembre me multaron por no tener desalojado el local de gente a las 03,20 horas de la madrugada".

Sin embargo, desde el Concello afirman no tener constancia de ninguna multa cursada contra establecimientos del casco viejo en los últimos meses. Sí reconocen en el Consistorio que se ha intensificado el celo en el control del cumplimiento de los horarios nocturnos por parte de la Policía Local en la zona antigua, algo que viene determinado por la necesidad, según señalan fuentes municipales, "de conciliar las necesidades de descanso de los vecinos con la labor cotidiana de estos establecimientos".

En este sentido, desde el pasado 16 de enero, la Policía Local cuenta con una patrulla más en horario diurno, de viernes a domingo, y dos más en el horario nocturno del fin de semana, desde el jueves al sábado.

La Concejalía de Tráfico y Policía Local persigue como objetivo principal con esta medida dar "unha mellor resposta tanto en materia de seguridade e tráfico, coma en problemas puntuais que poidan ter máis incidencia neste periodo temporal, coma os controis da práctica do “botellón” ou os controis preventivos aos locais e establecementos hostaleiros de horario nocturno en materia de ruídos ou cumplimento de normativa e aforo".


Algo nunca visto

Un aumento del control de horarios y aforos que reconocen varios responsables de locales de la zona, como Rafa, que regenta un café-bar especial -con licencia de horario de cierre entre cuatro y media y cinco de la madrugada-, y lleva 12 años en el sector de la hostelería. Asegura que "no había visto este celo en los controles estrictos de los horarios en todo este tiempo".

Los hosteleros reconocen que hay que "cumplir los horarios", pero consideran que los sucesivos controles a los mismos locales afectan a la posible entrada de clientela, hasta el punto que algunos aseguran haber sido visitados "todos los viernes y sábados durante los últimos meses".