La Región

CONCELLO

El Concello gasta al día 7.444 euros en contratos menores

Ourense corrige la deficiencia detectada por Contas y publicita ya las adjudicaciones sin concurso

El Concello gasta al día 7.444 euros en contratos menores

El Concello de Ourense ha puesto por fin remedio a una deficiencia detectada en su último informe de fiscalización por el Consello de Contas, que reprendió a la administración ourensana por la falta de transparencia en el área de Contratación, al ser la ciudad de As Burgas la única de las principales urbes de Galicia que no publicitaba sus contratos menores, aquellos de menos de 40.000 euros en el caso de obras y 15.000 euros en el de servicios.

La nueva Ley de Contratación Pública, que entró en vigor en marzo de 2018, apretaba las tuercas a las administraciones y la ourensana ha hecho por fin sus deberes, colgando en su perfil del contratante en la plataforma habilitada por el Estado la relación de contratos menores correspondiente al primer trimestre de 2019, en el que el Concello invirtió mediante esta modalidad, que permite ganar agilidad en la siempre farragosa tramitación administrativa, 669.665 euros repartidos en 528 acciones.

El informe elaborado por los técnicos municipales permite conocer el área municipal que encargó la obra o servicio, el concepto y la empresa que resultó adjudicataria. La concejala que más contratos menores impulsó en el arranque del ejercicio fue Belén Iglesias, que a través de las áreas de Cultura y Educación tramitó procedimientos por importe de unos 227.000 euros, de los que 188.417 corresponde a cultura, en temas relacionados por ejemplo con la contratación de eventos para el Auditorio o fiestas, la Cabalgata de Reyes o la promoción de actividades.

Otra parte importante de los contratos menores tuvo que ver con el área de Vías Públicas e Infraestructuras, con un volumen de gasto superior a los 100.000 euros. Esta concejalía, en manos ahora de Ana Morenza pero que a principios de año aún era responsabilidad de José Araújo, que abandonó el gobierno en febrero, precisó de la contratación menor para reparar cuestiones relacionadas con el alumbrado público o el mantenimiento de las calles.

Completa el podio de áreas de gasto la de Benestar Social, que tramitó contratos por importe de 75.230 euros, para cubrir necesidades de pago en ayudas para comedores escolares, actividades en centros cívicos o en el servicio de comida a domicilio.

En cuanto a los beneficiarios de los contratos menores son algo más de 250 las empresas que han prestado algún servicio o realizado alguna obra al Concello, la mayoría correspondientes al sector de las pymes locales, que son el principal objetivo de esta figura. Precisamente, la nueva Ley de Contratación Pública ha recibido críticas de los responsables políticos, al entender que se acota demasiado la capacidad de maniobra al limitar a un máximo anual la cantidad que cada empresa puede contratar a las administraciones. Los defensores de la norma hablan de una mayor transparencia. 


Un proceso cada vez más coordinado


Además de la recopilación de contratos por trimestre, el Concello ha empezado también a actualizar al momento determinados procedimientos que no precisan salir a concurso por su cuantía pero que, en algunos casos, sí se abren a la participación de empresas mediante invitación, para que a modo de puja presenten sus ofertas. Es el caso por ejemplo de obras impulsadas para mejorar la conectividad de internet en Seixalbo con la instalación de las cajas para la fibra óptica o trabajos en el edificio e la antigua Escuela Taller, que albergará oficinas de Protección Civil.

El edil de Servizos Xerais, Jorge Pumar, había explicado hace dos plenos que los técnicos municipales estaban trabajando para coordinar entre los distintos departamentos la publicación actualizada de todos los contratos.