Ourense

Concordia, 15 días después de su presunta peatonalización

Ourense

Ciudad

Concordia, 15 días después de su presunta peatonalización

Los vehículos de carga y descarga marcan los días en esta calle peatonal. (Fotos: Miguel Ángel)
photo_cameraLos vehículos de carga y descarga marcan los días en esta calle peatonal. (Fotos: Miguel Ángel)
Después de dos semanas peatonalizada, esta calle sigue su día a día entre vehículos de carga y descarga, residentes y usuarios de párkings. El resto, se trasladan a Bedoya, donde ya notan el resultado: "Hay bastante más tráfico".

El 30 de enero se sumó una nueva calle peatonal en el centro. Concordia ahora es, en teoría, para el disfrute de los viandantes y algún que otro coche: vehículos carga y descarga, residentes y usuarios de los párkings de la zona. Algunos comerciantes resaltan que siguen "sin saber nada" o cómo será su futuro.

Los vehículos de mercancías se benefician, ya que cuentan con toda la calle disponible dentro del horario marcado que va de 10,00 a 13,30 horas en las mañanas y de 16,00 a 18,30 horas en las tardes. "A nós veunos moi ben, eu polo menos estou moi contento", señala Alberto Velón, un transportista. La condición que ahora tienen, no estacionar en el Paseo: "O que pare alí pode ter unha multa, pero aquí quedan os vehículos mellor porque é toda para nós", explica. 

Comerciantes de Concordia desconocen si podrán usar las zonas de carga y descarga para transportar sus propias mercancías. "No sabemos si tendremos que sacar una tarjeta para poder usar el carga y descarga o si nos dejarán parar igual y dejar mercancía en nuestros comercios", afirma Mabel Martínez, de Curra. La reunión de esta semana con la concejala de Comercio, María del Mar Fernández Dibuja, no ha esclarecido mucho las dudas. "No hay nada seguro sobre el proyecto, han peatonalizado sin nada", comenta Sara Fernández, estanquera en Concordia. 

Para ella se ha empezado la "casa por el tejado". Apunta que la reforma puede quedar en nada: "Falta un proyecto claro, un presupuesto y las ayudas de la Xunta", afirma Fernández. Con unas elecciones a autonómicas en los próximos meses, no confía en el resultado: "Hasta esa fecha no harán nada y luego ya veremos lo que pasa si hay cambios", opina.

Las redes sociales se han convertido en un foco de ataque tanto para las críticas positivas, como para las negativas. "Me han juzgado porque me parece muy bien la peatonalización, yo noto la calle más animada en estos días y es bueno", afirma Pilar Alonso, vecina de Concordia. Algún funcionario de la zona no está muy contento: "Hay gente mayor que viene a hacer sus gestiones y no tienen donde parar", apunta uno de ellos, en referencia a las plazas de movilidad reducida y de motos que han desaparecido. Martínez considera que se debe cambiar la calle: "Se necesitan bancos para que los mayores, árboles y limpieza". Precisamente, el Concello ha avanzado esta semana una inversión de 3 millones para esta calle.

El tráfico, a bedoya

Las restricciones a Concordia trasladan la circulación a Bedoya, que aumenta en tráfico. "Hay bastante más tráfico desde la peatonalización", señala el taxista Leandro Bernardez. El gremio, a pie de calle, es testigo de este cambio: "Xéranse algúns atascos no cruce con Concello e ás veces chegan por Xoán XXIII", explica Suso Fernández.

Por la contra, Adolfo Dopazo, otro taxista, cree que el tráfico es "máis ou menos" el mismo. Entre los comerciantes, Armando Lastra se hace eco de este incremento y destaca los ruidos que hacen las alcantarillas cada vez que pasa un coche. "Noches de perros son la que pasan los vecinos", bromea. Pero eso ya queda para otro capítulo.



Humor tras ser señalada por Jácome en las redes

20200214_131752_resultado

Sara Fernández, estanquera en Concordia, se vio señalada en redes por Democracia Ourensana tras expresar su opinión . "Yo no tengo redes sociales y me han dicho los clientes que me llamaron 'hater' por decir que mi clientela bajó a la mitad", explica. La página de DO colocó como causa las medidas de apoyo a medicamentos que ayuden a dejar de fumar. "Para que yo odie a alguien, tiene que morir y volver a nacer", afirma.

A su testimonio se suman empleados de comercios del Paseo que también notan las consecuencias: "Algunas empleadas  vienen y me han dicho cómo bajó la clientela", comenta. Para ella, Concordia no es peatonal, es una calle de "acceso restringido" dado que soporta tráfico diario. En definitiva, teme que Concordia "muera" al igual que ha pasado, según ella, en Cardenal Quiroga, en Doctor Marañón o en la calle de la Paz.