Ourense

Condujo drogado, derrapó, arrolló a una moto y dos peatones y se fue del lugar

Ourense

SUCESOS

Condujo drogado, derrapó, arrolló a una moto y dos peatones y se fue del lugar

Los hechos que sustentan este procedimiento penal ocurrieron el 20 de enero del pasado año a las 13.15 horas

Juan S.R. reconoció ayer que condujo a velocidad excesiva por la avenida Otero Pedrayo de la ciudad, que estaba bajo los efectos del cannabis y que, tras provocar un accidente con tres heridos, se fue del lugar sin auxiliarlos. Por estos hechos, fue condenado ayer en el Juzgado Penal 2 a seis meses de prisión por emisión del deber de socorro así como seis meses multa (con una cuota de seis euros al día) y un año y un día de privación del carné por lesiones por imprudencia grave.

Los hechos que sustentan este procedimiento penal ocurrieron el 20 de enero del pasado año a las 13.15 horas. El inculpado conducía un Audi en sentido centro cuando, omitiendo toda precaución exigible, no se percató de que había dos vehículos detenidos ante la luz roja de un semáforo. Sus respectivos conductores estaban fuera, discutiendo por cuestiones de tráfico. Asimismo, había una motocicleta detenida. 


Perdió el control del coche


Ante ese escenario, Juan S.R., que circulaba por el carril izquierdo a velocidad excesiva e inadecuada a las condiciones de la vía, perdió el control a 30 metros de la motocicleta. Su Audi derrapó con las cuatro ruedas ladeado, ocupando los dos carriles de circulación para acabar colisionando con una motocicleta y provocando la caída de su conductor. Esta incidencia provocó que la moto provocase una colisión en cadena con los vehículos. Uno de ellos fue a parar a los setos de separación entre Otero Pedrayo y la rúa Lagoas. Uno de los conductores cayó al suelo y el otro tuvo que saltar a los setos para evitar ser atropellado.

El inculpado se ausentó del lugar de los hechos pese a ser consciente del atropello sin cerciorarse si los lesionados estaban siendo asistidos. Se presentó voluntariamente en la Comisaría de la Policía Nacional en donde, debido a los síntomas que presentaba el inculpado -sudoración, temblor, inquietud, retina enrojecida, parpadeo...-, fue sometido a las pruebas de detección de drogas, que arrojaron un resultados positivo en THC, aunque no consta en el procedimiento penal el momento de la consumición.

El motorista fue el peor parado de todos los heridos con 210 días de perjuicio personal por pérdida temporal de calidad de vida moderado. De hecho, le restan secuelas. El condenado debe indemnizarlo por las lesiones causadas con 17 mil euros, además del importe por el valor de los daños causados en la moto y los gastos médicos acreditados.