Ourense

La contaminación lumínica de pantallas de la Torre persiste

Ourense

en la ciudad

La contaminación lumínica de pantallas de la Torre persiste

La pantalla lumínica, en funcionamiento ayer por la noche.
photo_cameraLa pantalla lumínica, en funcionamiento ayer por la noche.

Cuatro meses después, los vecinos siguen a la espera de la respuesta solicitada ante el Concello

Los vecinos de la Torre de la ciudad, considerado un edificio protegido por Patrimonio, continúan a la espera de conocer la resolución sobre la denuncia que han hecho en el Concello de Ourense contra el negocio instalado hace un año en el local comercial de la parte baja y que, al margen de su actividad, se aprovecha de unas pantallas luminosas para hacer publicidad de otras empresas. 

Desde que mantuvieron una reunión el pasado mes de diciembre, cuando decidieron tomar cartas en el asunto a través de una notificación, todavía no han recibido respuesta, por lo que se mantienen expectantes para tomar otro tipo de medidas. 

En primer lugar, los vecinos  estuvieron en contacto con los propietarios de la instalación, aunque no consiguieron hacer que retirasen dichos carteles. Esto generó un importante malestar entre el vecindario de un edifico de especial protección, del que se está aprovechando una empresa sin licencia para ello. "Si lo hacen ellos con libre impunidad, podríamos hacerlo también nosotros", manifiestan.

Tras no haber conseguido el objetivo por las buenas, realizaron una denuncia en el Concello para que tomasen cartas en el asunto. En Urbanismo, continúan trabajando en una ordenanza sobre la contaminación lumínica, tal y como se había aprobado en pleno. 

El Concello descarga la responsabilidad en este asunto sobre Patrimonio, alegando que urbanísticamente cumple con los requisitos,  al no estar situadas dichas pantallas en el exterior. Esto  no convence a los propietarios, que siguen dispuestos a seguir peleando para que no se aprovechen de este edificio para que el negocio se lucre a través de una actividad para la que no tiene permiso.

La comunidad de vecinos sigue esperando contestación mientras la pantalla sigue funcionando día y noche, emitiendo destellos ante los viandantes, y sin ningún tipo de licencia especial de publicidad.