Ourense

La víctima de una presunta violación en un pub de Ourense: "Grité, pero nadie me escuchaba"

Ourense

TRIBUNALES

La víctima de una presunta violación en un pub de Ourense: "Grité, pero nadie me escuchaba"

El acusado conversa con su abogada a la salida del Pazo de Xustiza.
photo_cameraEl acusado conversa con su abogada a la salida del Pazo de Xustiza.
La víctima de una violación asegura en el juicio que pensó "perdonar" al inculpado para pasar página

"Creí que retirando la denuncia y perdonando a esa persona cerraba esa puerta de mi vida. Además, estaba recibiendo amenazas". Con ese argumento intentó ayer una vecina de la ciudad despejar dudas sobre su forma de proceder tras denunciar que un conocido suyo, David T.F., la había violado cuando ambos se encontraban, sobre las cuatro de la madrugada del 16 de junio del 2017,  en el aseo del pub Symbol, en la rúa Pizarro. Posteriormente renunció a ejercer acciones legales y retiró la denuncia.

La víctima y presunto agresor se vieron ayer durante un juicio en la Audiencia Provincial   -la toma de posesión de la nueva fiscal obligó a que se celebrara en una sala del juzgado de Menores-. El acusado se negó a declarar, argumentando que ya lo había hecho dos veces, aunque fuera del edificio negó los hechos, reconociendo que ambos estaban en el cuarto de baño esnifando rayas de cocaína  y que ella le pedía más. "El cuarto de baño es muy pequeño y le di un empujón para que me dejara salir", afirmó.

La supuesta víctima también reconoció que entró en el cuarto de baño con el imputado para consumir droga, pero recordó que se abalanzó sobre ella y comenzó a manosearla, tocarle los senos. "Le di un golpe para atrás, pero él me bajó los pantalones y la braga y me penetró", aseguró la agredida, puntualizando que gritó pidiendo auxilio "pero nadie me escuchaba. Llegó a sujetarme con el antebrazo con la pared. Estaba de pié y le daba patadas pero él es mucho más grande y más fuerte que yo y me costaba defenderme", añadió.

La víctima recordó que  entonces estaba a tratamiento psiquiátrico y consumía sustancias estupefacientes, de cuya adicción se rehabilitó. Reconoció que no recordaba muy bien los hechos, que solo le vienen a la cabeza "secuencias, algo que también influyó, según dijo en la vista, a la hora de retirar la denuncia. 

Por la sala pasaron varios testigos. Entre ellos dos mujeres que fueron al cuarto de baño y, tras forcejear para abrir la puerta se encontraron con un varón que salía abrochando los botones del pantalón, al tiempo que escucharon un murmullo, que era el de "una mujer llorando, tirada en el suelo con el pantalón y bragas bajadas".

La abogada defensora se interesó porque en el cuerpo de la víctima había restos de semen de otro varón. Esta se defendió asegurando que esa noche había tenido relaciones con otro hombre pero que fueron consentidas. Los policías que intervinieron declararon que el presunto agresor se fue del local "porque podría ser linchado". Los detuvieron en la rúa Reza, cuando iba corriendo. El forense recordó que la víctima estaba desorientada y decía una cosa como de pronto la contraria".

El juicio, al cabo de dos horas, fue suspendido al no comparecer un testigo. Volverá a reanudarse ya en la propia sala de vista de la Audiencia a las 12,00 horas del próximo martes, día 22. La fiscal, que sostiene que la penetró vaginal y analmente, pide para el acusado nueve años y medio de prisión y que no se acerque a la víctima.