Ourense

Cuenta atrás para el reto educativo en Ourense

Ourense

Cuenta atrás para el reto educativo en Ourense

Alumnado de 2º de Bachillerato del IES As Lagoas, ayer en su graduación. // FOTO: ÓSCAR PINAL
photo_cameraAlumnado de 2º de Bachillerato del IES As Lagoas, ayer en su graduación. // FOTO: ÓSCAR PINAL
A la espera del protocolo de la Xunta para el inicio del curso poscovid en apenas dos meses, los centros trabajan en diversos escenarios: reorganización de recreos, exámenes en el gimnasio e incertidumbre con aulas "justas" en institutos más grandes

Salones de actos, gimnasios o pabellones de instituto han acogido hasta hace unas semanas a los alumnos de 2º de Bachillerato que acudieron a los centros educativos de manera voluntaria a preparar la Selectividad, siendo Ourense la provincia gallega con mayor asistencia. Las mesas y los pupitres todavía siguen en esas aulas "improvisadas" que, desde las comunidades educativas, no saben si tendrán que volver a utilizar a falta de menos de dos meses para el inicio del curso más atípico, el 2020-2021

El 1 de septiembre ya hay exámenes de recuperación y los centros desconocen todavía el protocolo de la Consellería de Educación de cara al regreso. Hay institutos que plantean exámenes telemáticos y otros que ya han colgado en sus tablones  la ubicación de las pruebas, preferentemente en este tipo de espacios más amplios. A la espera de instrucciones de la Xunta, los centros trabajan en posibles escenarios para el curso poscovid. 

Instalaciones “justas"

Las infraestructuras son las que son y los centros con mayor alumnado son conscientes de la dificultad que esto supone. "Non hai espazo, a día de hoxe temos todas as aulas ocupadas con 30 alumnos. Estamos á espera de protocolos, non nos corresponde a nós decidir como faremos esa separación", dice Daniel Lorenzo, del IES Otero Pedrayo.

En el IES As Lagoas, que acoge a más de 700 alumnos, el último  consello escolar acordó el envío de un escrito a la consellería. La directora, Elisa Rodríguez, cita entre las medidas para el próximo curso "a ampliación dos tempos de preparación dos novos cursos. Con máis de 700 alumnos faise difícil facelo a escasas horas de que remate o prazo de matrícula". La comunidad de As Lagoas pide también "un cociente de alumnado por aula adaptado á situación, máis sensato e seguro". Citan la situación general de los "centros vellos, sen recursos, con espazos xustos, non sabemos como optimizar os que non temos, corredores estreitos...". 

Otro centro con un número elevado de alumnado es el IES Eduardo Blanco Amor. Carlos Ferreiro, el director, señala que "en el caso de que nos delegen funciones, ya estamos haciendo previsiones". En este sentido, contemplan una reorganización en los recreos: "Los de 1º de la ESO, que están en la planta baja, van a salir tres minutos antes de que toque el timbre para no formar embudos". Contemplan también el hecho de "reforzar los profesores de guardia". 

"Non hai espazo. a día de hoxe temos todas as aulas ocupadas con 30 alumnos. non corresponde aos centros decidir como será a separación"

Ni gimnasios ni bibliotecas

La matriculación alta en 1º de la ESO también ha propiciado la idea de hacer seis grupos en el IES Eduardo Blanco Amor: "Con estas seis aulas va a quedar una ratio pequeño, que no llegue a 20 alumnos. Con esto, es más fácil y cumplimos la distancia de 1,5 metros". En el gimnasio tienen colocadas 84 mesas: "Para los exámenes, pero para aula de clase no lo contemplamos. Nos estamos tratando de arreglar con las aulas que tenemos", dice Ferreiro. En el caso de la biblioteca, "es relativamente pequeña para nuestro centro y tendremos que reforzar el control, además se hacían actividades que funcionaban muy bien durante el recreo".
La utilización de este tipo de espacios–gimnasios, salones de actos–como nuevas clases en la era poscovid no convence a la comunidad educativa, puesto que esas instalaciones ya tienen una función. "Se nos din que temos que utilizar o ximnasio para clase facémolo. Pero entón, que pasa con Educación Física?", se pregunta el director del IES Otero Pedrayo.


 Los centros educativos están a la espera del protocolo. Por el momento, se conoce el calendario escolar: el 10 de septiembre comienzan Infantil, Primaria y Educación Especial. El 16, ESO, Bachillerato, FP y régimen especial.  



Menos ratios y más profesores, “a única garantía"

Los sindicatos de educación llaman a reducir las ratios  y ampliar el profesorado. Suso Bermello, de CIG-Ensino, señala que "a única forma de garantir o distanciamento físico é mediante a redución de ratios e o incremento de profesorado". Bermello aboga por la enseñanza "exclusivamente presencial" y defiende que en el rural "non haxa agrupamentos nin se permita o peche de ninguna unidade". Desde CCOO-Ensino abogan por "unha redución das ratios a un máximo de 15 escolares por aula". 
Desde ANPE Galicia ANPE, alertan de que el inicio de curso "pode ser un caos organizativo" y abogan porque "este curso non se pode cerrar ni unha soa unidade nos nosos centros, senon que hai que duplicalas". Sindicatos y Anpas alertan igualmente de la situación de los centros en el rural y reivindican que "non se pechen unidades" en este curso. Desde las Anpas Galegas ya alertan de "recortes no rural para o curso que vén". 



“El campamento nos servirá de planificación para el curso"
La Selectividad es el último "hito" educativo antes del inicio del curso 2020-2021. Institutos como Maristas o As Lagoas aprovecharon estos últimos días para organizar las imprevistas graduaciones presenciales, con alumnado trajeado y con mascarilla. La vuelta voluntaria de estos alumnos al aula tras el confinamiento fue el último "ensayo" de los centros educativos de cara a la nueva normalidad. Ahora toca esperar a protocolos específicos, pero muchos centros ya toman la iniciativa con recomendaciones o medidas de seguridad, especialmente en las etapas educativas más tempranas, donde el contacto físico es más difícil de evitar.
Desde el CEIP Irmáns Villar lanzan una serie de recomendaciones para las familias con niños del 2º ciclo de Educación Infantil, los que inician el colegio por primera vez. Entre las medidas, citan que durante el periodo de adaptación de septiembre, los niños acudirán "en diferentes horarios e agrupamentos".
Protocolo por covid
En el Colexio Plurilingüe Guillelme Brown están utilizando el campamento de verano como "experimento" para el nuevo curso. Lo explica la directora, Montserrat Couñago: "En base a las directrices del Ministerio de Educación y a lo que hacemos en el campamento estamos planificando el curso en tres escenarios posibles: el normal, el intermedio y el de medidas extraordinarias". En este sentido, durante el campamento hacen tomas de temperatura y han agrupado a los chavales en grupos de nueve. "La rotación de grupos de nueve va fenomenal. Cada grupo de niños de nueve tiene un baño asignado", explica Couñago. "Ayer vomitó un niño y activamos el protocolo. Lo aislamos en una sala, llamamos a los padres, se lo llevaron y el pediatra ya firmó que no tiene covid-19 y volvió al campamento. Se actúa rápido, estamos todos más pendientes y así será más fácil adaptarse", dice la directora.