Ourense

Denunciado un bar en Juan XXIII por incumplir las medidas sanitarias y la hora de cierre

Ourense

Ocio nocturno

Denunciado un bar en Juan XXIII por incumplir las medidas sanitarias y la hora de cierre

El local que fue cerrado en la madrugada del sábado. (Foto: Óscar Pinal)
photo_cameraEl local que fue cerrado en la madrugada del sábado. (Foto: Óscar Pinal)
El Concello está tramitando su cierre cautelar tras un incidente previo

Ni la intervención policial que cerró el bar en plena madrugada hace 11 días ni el cabreo de los vecinos cuando lo supieron ni tan siquiera la providencia para dar luz verde a la medida cautelar de cierre que firmó el pasado martes la concejala de Urbanismo, Sonia Ogando, sirvieron para que el bar Subway de la céntrica calle Juan XXIII optase por silenciar la música, respetar el horario de cierre así como las medidas sanitarias por el covid-19. 

La Policía Nacional volvió a desalojar el local en una intervención que se inició cuando los agentes de patrulla por la ciudad, a la cinco de la madrugada, escucharon la música que salía del interior. El local tenía la persiana bajada y el encargado fue reacio a levantarla porque era una fiesta de amigos y, además, no tenía la llave. Hasta que en un tira y afloja con la policía la llave apareció al cabo de 10 minutos de espera.

Los agentes hallaron en el interior a 15 personas que habían consumido alcohol, fumado, sin mascarilla y sin respetar la distancia de seguridad impuesta para evitar contagios por coronavirus. Además se tramitaron varias denuncias: dos actas por tenencia de drogas (speed y cocaína); otra por no cumplir con la distancia de seguridad sin usar mascarillas y también fue denunciado uno de los clientes por dirigirse a los agentes de forma despectiva.

La Policía Local, que también acudió al local hostelero junto a la Policía Autonómica, levantó acta por incumplimiento de horario.

Precisamente, otra infracción de ese tipo, por la apertura a las cuatro y media de la madrugada del pasado día 15, hizo que la Concejalía de Urbanismo del Concello interviniera. La concejala Sonia Ogando confirmó ayer a este periódico que el pasado martes firmó una providencia, el primer paso para acordar el cierre cautelar.  "Antes de firmar la orden de precinto debemos darle audiencia al responsable del establecimiento", explicó la edil. El cierre cautelar se puede adoptar mientras no se resuelve el expediente sancionador por parte de los servicios jurídicos del ente local.