Ourense

“Me dijeron que era positivo y se me cayó el alma a los pies"

Ourense

“Me dijeron que era positivo y se me cayó el alma a los pies"

Familiares de usuarios contagiados de Os Gozos agradecen el "esfuerzo" de los trabajadores

La segunda ola del virus vuelve a golpear con fuerza las residencias sociosanitarias de la provincia, que rozan ya los 200 usuarios contagiados. En los centros, trabajadores y residentes combaten para ganar la partida, y en el exterior, las familias lo llevan "lo mejor que se puede". "Me dijeron que era positivo y se me cayó el alma a los pies...", recuerda Oliva Armesto, hermana de uno de los afectados de Os Gozos (Pereiro de Aguiar), de la Fundación San Rosendo. "Luego ves que va bien, hablas con él, hablas con las trabajadoras... y te tranquilizas", apunta. 

Os Gozos llegó a registrar más de 160 usuarios contagiados en apenas una semana. Los resultados del primer cribado tardaron en llegar: "Desde que se hicieron la prueba hasta que conocieron el resultado tardaron cuatro días. Es demasiado tiempo, luego era ya tarde para separarlos". Los familiares creen que de haber sabido antes quién estaba infectado, se podría haber frenado la propagación del virus, que ya se ha llevado a 37 usuarios. 

Armesto, al igual que Marcelino González, hijo de una residente contagiada, pone de relieve el esfuerzo diario de los trabajadores para contener al "bicho". "Non é nada fácil lidiar con esta situación, coa desesperación, coas mortes, cos usuarios contaxiados que non entenden que está pasando... Pois o persoal sempre está con boa actitude, con eles e con nós, e cun sorriso. Nós estamos moi agradecidos", apunta González. "Te sientes arropado porque te informan de todo lo que pasa, te explican, te dicen que puedes llamar cuando te haga falta...", señala Armesto.

Los familiares siguen en contacto con los residentes, aunque de otra forma. "Todos os días falamos co médico, que nos explica como está, como pasou a noite, cal é a medicación que toma... Se queremos, falamos con ela un ratiño, e unha vez por semana, facemos videochamada", explica Marcelino González. Mantener el contacto permite a los familiares sobrellevar mejor la situación. "Verlo es un 'subidón', la verdad, aunque sea por videollamada", asegura Armesto. "A última vez que a vimos estaba moi ben de ánimo, mandounos moitos bicos. É unha alegría vela así", reconoce González.

En ambos casos, sus familiares son asintomáticos, al menos, por ahora. Pero la preocupación está ahí. "No sabes qué es hasta que te toca, hasta que lo sufres. Por eso me pongo de tan mal humor al ver a la gente irresponsable en las calles, claro, no les ha tocado", explica Oliva Armesto. 

Mañana, usuarios y trabajadores volverán a someterse a un cribado –actualmente son 75 los residentes afectados y 26 los empleados–. Mientras, el BNG pedirá hoy a la Diputación en el pleno provincial exigirle a la Xunta más seguridad para los centros. "Tamén se deben aumentar os cribados anunciados", señala Bernardo Varela, portavoz del grupo. Además, demanda "transparencia" al gobierno autonómico.

Fallecen 13 personas en Galicia, la cifra más alta de la segunda ola de covid

El número de casos activos registrados sigue aumentando en todas las áreas sanitarias de Galicia, a excepción de Ourense, con un ligero descenso de 7, hasta los 1.407, según los datos de la Consellería de Sanidade. En concreto, la lista la lidera de nuevo el área de Vigo, con 122 positivos más respecto al día anterior. Además, la comunidad ha superado los 900 fallecimientos por covid -ha alcanzado los 902-, después de que las autoridades sanitarias hayan notificado el fallecimiento de 13 personas, la cifra más alta comunicada en una jornada en Galicia en la segunda ola de la pandemia y desde el pasado mes de abril. En la provincia, la curva continúa estabilizándose, pese a que el número de víctimas vuelve a repuntar. n