Ourense

Ellos van sin mascarilla

Ourense

Pandemia

Ellos van sin mascarilla

Las personas que sufren ciertas patologías crónicas tienen autorizado no utilizar mascarilla. No obstante, sufren miradas furtivas y acoso callejero pese a portar exenciones firmadas por un médico. 

B.N. [siglas ficticias] cuenta con una exención para el uso de mascarilla firmada por un médico, debido a que padece rinitis alérgica y también secuelas de una meningitis linfocitaria. A menudo siente miedo de salir a la calle: "Cada día veo a la gente más agresiva. Te insultan, te llaman hijo de puta y te avergüenzan delante de todo el mundo. Ya temo más a la gente que al virus. Habrá quien tenga la exención y siga llevando mascarilla por miedo. Conozco a un señor mayor que está enfermo del corazón y se la pone siempre desde que se le echó la gente encima", lamenta. Su exención solo cubre exteriores: "Cuando voy un momento al banco, salgo con mareos increíbles", lamenta N., quien recuerda que en otros países de Europa el uso de mascarilla es solo opcional.

Tanto él como su madre, Aurea López, tienen permisos donde aparece escrito que se desaconseja el uso de mascarilla debido a una patología crónica que se podría agravar. "En el propio BOE se establece que las personas con dificultades respiratorias están eximidas de usarla, así que al ver a alguien sin mascarilla se debería pensar antes de juzgar. Si humillas e insultas podrías estar cometiendo un delito grave", recuerda N.

López señala que padece asma y problemas de tensión, y su medicación le impide poner la mascarilla: "La gente está actuando mal, dicen que es por la salud de todos pero a nadie le importa la mía. Prefiero morirme de covid que de tristeza encerrada en casa", sentencia. "Para salir de casa me persigno, a ver si me da suerte. A veces donde peor se está es en nuestro propio barrio, donde vieron crecer a mis hijos", lamenta López.

Su hijo volvió un día de la guardería "demasiado tranquilo, casi no comió, le dolía la cabeza. La tercera vez que acudimos al hospital por ello, empezó a convulsionar en la sala". Entonces le diagnosticaron la meningitis. N. dejó atrás todos estos momentos, y también una neumonía y la ataxia. En 2014 empezó a correr y ya ha sido internacional con la Selección Española de atletismo adaptado en diversas ocasiones, llegando a proclamarse campeones del mundo de Pista Cubierta en 2018.

Pensar en las razones

Desde la Asociación Autismo Ourense celebran cómo "no hemos tenido altercados, aunque solo uno de los chicos tiene la exención y no lleva mascarilla, y en este caso al visualizarse la dificultad quizás sea diferente". No obstante, su coordinadora, Lucía Maceiras, advierte que "si una persona va sin mascarilla, deberíamos pensar que puede haber una razón detrás de ello".

Pocas exenciones

Luis Prieto, jefe de servicio en el centro de salud de A Carballeira, recomienda que "antes de increpar a alguien hay que pensar que puede estar exento con un motivo fundamentado". El facultativo ha firmado pocas exenciones: "Me lo han pedido pacientes muy puntuales, con dificultad respiratoria por asma y otras enfermedades que provoquen disnea, como la insuficiencia cardíaca crónica". 

Prieto defiende que se debe "valorar cada caso, pero un asmático bien controlado debe utilizar mascarilla para evitar agudizaciones. En general, para todas las enfermedades crónicas respiratorias la mascarilla es beneficiosa como barrera para virus, bacterias o alérgenos". 

Además, añade que "estar exento no significa salir a la calle sin la mascarilla en el bolsillo o bolso, ya que en muchos momentos debemos ponerla y eso no supone un problema para la salud propia. La exención no tiene que ser absoluta, sino sobre todo para situaciones de requerimiento físico importante. Puedes tener asma y quitarla subiendo una cuesta, por ejemplo".

Prieto advierte también que "no se debe exigir a un médico que emita un certificado sin que él considere su pertinencia. Recordemos que es una autoridad establecida a nivel legal, y atentar contra un médico sería delito penal".

Sin contraindicación

Por último, Joaquín Lamela, neumólogo del Centro Médico el Carmen, considera que "yo no firmaría ninguna exención, porque es peor incluso para la persona con problemas respiratorios, por el mayor riesgo que padecería si contrae covid. Hay muy pocos casos concretos donde no se deba usar el cubrebocas, no tiene contraindicaciones". Lamela añade que "no está cerrada como una bolsa, por lo que no disminuye casi nada la obtención de oxígeno. Los estudios demuestran que incluso durante un esfuerzo no surgen problemas, incluso se empiezan a usar en deportes como el balonmano. No se ha aportado ninguna información que demuestre que sea negativa. De hecho, los enfermos ingresados con covid y neumonía llevan mascarilla", destaca. 

"La mayor causa por la que la gente no las tolera es la ansiedad", añade el neumólogo, "pero gracias a la mascarilla está habiendo incluso menos incidencia de otros virus". No obstante, advierte que no son infalibles: "La gente piensa que llevándola nunca pasa nada y puedes contagiarte igual, la distancia es importante. Se han muerto enfermeros y médicos que llevaban mascarilla. Protegen entre un 50 y un 98%, y además cuanto más se ponen más se desgastan".