Ourense

Una empresa esconde en el monte 2.000 litros de gasóleo y le roban la mitad

Ourense

Una empresa esconde en el monte 2.000 litros de gasóleo y le roban la mitad

El combustible estaba en bidones para ser utilizado en maquinaria forestal

Los ladrones se adueñaron de  la mitad de los 2.000 litros de gasóleo que los operarios de una empresa de servicios forestales habían escondido entre la maleza de un monte propiedad de los vecinos de la localidad de Pereda, en el municipio de Cartelle. La empresa está realizando trabajos forestales en el citado municipio y guardó el combustible el pasado día 1 para llenar los depósitos de las distintas máquinas que están utilizando en la limpieza del monte.

Los trabajadores distribuyeron los 2.000 litros de gasóleo, que fueron  suministrados por una estación de servicio, en diferentes bidones, que posteriormente escondieron en una zona con maleza, oculta tanto a la vista de los vecinos como del resto de personas que pudieran adentrarse caminando hasta el lugar. 

Los responsables de la empresa retomaron durante los últimos días su actividad sin sospechar que pudieran ser víctimas de un robo. Los operarios se percataron el pasado día 6 cuando acudieron a repostar maquinaria y comprobaron que la mitad de los bidones no estaban en su sitio. Tras un recuento, echaron en falta sobre unos 1.000 litros de carburante.

Una patrulla de la Guardia Civil inspeccionó el lugar con el objetivo de hallar pruebas que permitan identificar a los ladrones, que utilizaron un vehículo para cargar el botín. 


Investigación


Los agentes mantiene una investigación abierta y trabajan con la hipótesis de que la sustracción fue ejecutada al menos por dos personas que recibieron antes algún tipo de información sobre el lugar en que estaba escondido el combustible y la forma de sustraerlo sin ser vistos. Los investigadores centran las pesquisas entre los trabajadores y los delincuentes fichados de la comarca de Terra de Celanova. 

Los trabajadores, según fuentes del Instituto Armado, acumularon el carburante para no tener que realizar continuos desplazamientos para llenar el depósito de las distintas máquinas en una estación de servicio.

La Guardia Civil no descartan que los autores sean los mismos que en los últimos meses robaron electrodomésticos, muebles, maquinaria e incluso gasóleo en viviendas de los municipios limítrofes de Ramirás y Gomesende.


Sustracciones en las parcelas de A Limia


Los robos de gasóleo obligaron a los agricultores de A Limia a extremar medidas de seguridad a la hora de poner en funcionamiento sus motores para regar parcelas de patatas, maíz o productos de huerta. Los agricultores, una vez finalizada la tarea de riego, recogen el combustible e incluso el resto de maquinaria para evitar sustracciones. "Todos los veranos sucede lo mismo. Muy pocos vecinos se salvan de los robos. Ya no solemos acumular gasóleo en grupos electrógenos ni en el resto de maquinaria agrícola", afirmó uno de los agricultores afectados. 

Pero no son los únicos.  La empresa que está construyendo los accesos al Polígono de San Cibrao desde la autovía A-52, denunció  el pasado mes de abril la falta de 14.000 litros de combustible en el depósito de  las distintas máquinas. En este caso, la Guardia Civil tomó declaración en calidad de investigada a una vecina, de 36 años, de San Cibrao, como presunta autora de robo, que llevó a cabo en varios días.