Ourense

Encarnación Sueiro: "¿Cómo superarlo? No permitas que te siga jodiendo la existencia"

Ourense

Encarnación Sueiro: "¿Cómo superarlo? No permitas que te siga jodiendo la existencia"

La psicóloga clínica en el Nóvoa Santos considera que es importante intentar normalizar "salir a la calle, trabajar, estudiar o quedar con amigos"

Los médicos diagnosticaron a la víctima del clan de los Madriles un trastorno por estrés postraumático. Estuvo a tratamiento psicológico y psiquiátrico para afrontar las secuelas del trauma, que aún asoma los dientes. Encarnación Sueiro, profesora universitaria y la especialista del Centro de Orientación Familiar que trata a mujeres agredidas sexualmente en el centro de salud Nóvoa Santos, cree que algo así como lo que vivió esta joven se supera normalizando la vida. 

"Yo tengo una frase un poco fastidiada: no permitas que te siga jodiendo la vida", dice. Para ello hay que normalizar. "Salir a la calle, trabajar, estudiar, quedar con los amigos (...)", aclara. La personalidad de la víctima determina el pronóstico pero está convencida que "se puede recuperar". Es importante de manera inmediata ponerse a tratamiento con profesionales para ayudarla "a vivir con esto de la mejor manera posible y teniendo en cuenta que no hay una goma de borrar". 


Las consecuencias 


Una de las consecuencias tras una violación es la sensación de miedo, máxime si se formaliza una denuncia. Según recalca, "el miedo que te obliga a ser prudente es bueno no así el que te paraliza".

Esta experta, que trabajó con agresores sexuales encarcelados, no pasa por alto el tema de la culpabilidad. "El único culpable es el agresor al margen de lo que ella hubiera hecho", enfatiza. "Me enrollé con él y me equivoqué', pero tienes todo el derecho del mundo a equivocarte y también tienes derecho a decir que no, aunque no sea de forma explícita, y a parar en cualquier momento; el único culpable es el que agrede", explica. Máxime cuando en pleno ataque de pánico, si teme por su vida, "no dice ni mu".

Sueiro entiende perfectamente que María tuviera que hacerse amiga del agresor como estrategia "e incluso consentir". Más aún, recuerda que hasta se puede disfrutar en una relación sexual no consentida porque hay respuestas fisiológicas. "Puedes disfrutar con ese placer pero estás sufriendo a nivel psicológico porque no estás a gusto con esa situación", matiza. 

Más en Ourense