Ourense

A juicio por tirotear 62 farolas, dos ventanas y un coche en San Cibrao

Ourense

Tribunales

A juicio por tirotear 62 farolas, dos ventanas y un coche en San Cibrao

Un momento de la vista. De pie, daclarando como testigo el encargado del mantenimiento del alumbrado.
photo_camera Un momento de la vista. De pie, daclarando como testigo el encargado del mantenimiento del alumbrado.
El acusado, que no acudió a la vista, se enfrenta al pago de 11.659 euros

La gamberrada  que presuntamente protagonizó un joven de San Cibrao, Joel N.N. (22 años), para estrenar una carabina de aire comprimido le puede llevar a pagar una multa de 4.320 euros e indemnizaciones que suman otros 7.339. El ministerio fiscal lo acusa de haber disparado el arma contra 62 farolas del alumbrado público de las localidades de Belmonte (20 luminarias dañadas), Pazos de San Clodio (13), A Veiga (13), Reboredo (10), Pazos (6) y Casdemento (3), todas ellas en el municipio de San Cibrao. Además, según el ministerio público, el imputado también tiroteó dos viviendas -ocasionó daños en los cristales de las ventanas y persianas-, así como un vehículo cuando circulaba por O Cumial. Las casas están en Camiño das Aguas y Baixa Belmonte (San Cibrao).

Joel N.N. estaba ayer citado para que sentara en el Juzgado de lo Penal 1 de Ourense para responder de un delito continuado de daños, pero no se presentó en la vista oral,  que se desarrolló sin  su testimonio.

Los hechos enjuiciados se remontan al 19 de febrero del 2018 cuando el acusado adquirió la carabina, marca Crosmon, modelo Shockwave, calibre 5,5 milímetros en una tienda autorizada. Seis días después, según el ministerio público, disparó  balines contra una de las viviendas,  continuando en los días posteriores por el vehículo, la otra vivienda y las farolas del alumbrado público. 

La Guardia Civil lo detuvo un mes después tras, según declararon ayer los agentes en el juicio, una ardua investigación, que arrancó con una denuncia del alcalde del municipio, Manuel Pedro Fernández, que ayer coincidió en la vista con la fiscal al cuantificar los daños en las luminarias públicas, un total de 6.177.76 euros. La fiscalía pide que el joven sea multado con 4.320 euros e indemnice a los afectados. Su defensa instó la libre absolución por falta de pruebas que lo incriminen. 

“Quedábamos para un café y disparar"

Joel N.N. realizó presuntamente los disparos, según expuso  la fiscalía, en compañía de cuatro amigos menores de edad. Estos ya fueron condenados en su día por el Juzgado de Menores y ayer declararon como testigos. "Quedábamos por el grupo de Whatsapp para tomar un café y llevaba el arma", aseguró un joven, reconociendo  que también había disparado, "pero el 90% de las detonaciones las hacia Joel porque tenía mejor puntería", añadió.  

El alcalde insistió en el perjuicio que se estaba ocasionando a los vecinos y las arcas municipales. Pedro Fernández coincidió con el  encargado del mantenimiento del alumbrado en que los desperfectos fueron repuestos a la mayor brevedad para prestar servicio al vecindario.