La Región

TRANSPORTE

La estación recupera todos sus trenes, hasta el 4 de noviembre

Los primeros servicios tras los cortes de circulación registraron este martes retrasos de hasta media hora
Viajeros esperan este martes por la tarde en el vestíbulo de la estación de tren de la ciudad. (JOSÉ PAZ)
Viajeros esperan este martes por la tarde en el vestíbulo de la estación de tren de la ciudad. (JOSÉ PAZ)
La estación recupera todos sus trenes, hasta el 4 de noviembre

La estación de Ourense vuelve este miércoles a una normalidad relativa mientras continúan las obras para adaptar la playa de vías y líneas de catenaria para la llegada de los trenes de alta velocidad. Tras cinco días con interrupciones parciales en la circulación de trenes y su sustitución por servicios de autobuses, los andenes de la estación de A Ponte han vuelto a recibir la llegada y salida de viajeros a partir de las 15,30 de ayer, si bien durante las primeras horas de la tarde, se acusaba un retraso de hasta treinta minutos en el paso de los trenes mientras se restauraba la normalidad en el horario. 

Tan solo una composición, el tren hotel Pontevedra-Madrid, que habitualmente llega a la estación de Ourense a las 0,01 y sale a las 0,03 quedaba afectado en la madrugada de este miércoles y los viajeros seguían siendo recogidos por autocares en las estaciones de Pontevedra, Vigo, Redondela, Guillarei y Ourense, para ser trasladados hasta Monforte de Lemos, desde donde salió la última circulación afectada por estas obras.

La normalidad, sin embargo, es relativa para el entorno de la estación, ya que las obras, tanto dentro como pero sobre todo en el exterior de la estación seguirán afectando durante meses al vecindario por la reordenación del tráfico rodado en las calles adyacentes, especialmente en la avenida de Marín.


Hasta noviembre


Los viajeros volverán a sufrir las consecuencias de las obras a partir del próximo día 4 de noviembre. Pero en esa ocasión no será por las que se están llevando a cabo en la estación, sino en el tramo de algo más de quince kilómetros que separa la estación de Ourense Empalme de la terminal de mercancías de Taboadela para convertirlo en un pasillo ferroviario de ancho mixto. El corte de la línea entre Ourense y Paderne afectará a todos los servicios ferroviarios, de mercancías y viajeros, y especialmente a los Alvia que unen Galicia y Madrid, al menos hasta el 28 de noviembre. Los usuarios tendrán que viajar en autocar desde Ourense hasta una estación de transbordo que previsiblemente será la de A Gudiña, y en sentido inverso los que vienen de Madrid.