Ourense

Las excavaciones en San Cibrán seguirán todo el año

Ourense

Una empresa ultima la dotación de contenidos del futuro centro de interpretación castrexa

Las excavaciones en San Cibrán seguirán todo el año

Una brigada de 16 operarios está a punto de concluir los trabajos de limpieza correspondientes a este año en el castro de San Cibrán de Lás. Se trata del personal subvencionado por la Xunta y contratado por los concellos de San Amaro y Punxín, en donde está ubicada la ciudad. Hasta final de año continuarán las labores de mantenimiento de estos operarios, que se centrarán en el entorno del nuevo edificio destinado a centro de la cultura castrexa de Galicia.
En el interior de este inmueble se está ahora trabajando, tanto en la dotación de mobiliario como en los contenidos alusivos a dicha cultura, y los medios tecnológicos y audiovisuales que se utilizarán para facilitar información al público.

Por otra parte, la Consellería de Cultura acaba de habilitar una partida económica de 160.000 euros para continuar este año las excavaciones. Además, según declaró el alcalde de San Amaro, Ernesto Pérez, 'esperamos que o centro castrexo esté rematado a finales de ano para empezar a funcionar nos primeiros meses do 2011'.

La intención inicial de la Administración autonómica radica en adjudicar la gestión a una empresa especializada, una vez que concluyan los trabajos de equipamiento, en los que se está invirtiendo 1,6 millones de euros, y tras la construcción del edificio, cuyo coste rondó los cuatro millones.


CON NUEVAS TECNOLOGÍAS

El centro de interpretación castrexa está siendo equipado con nuevas tecnologías, mediante las que se mostrará al público cómo eran las ciudades antes y después de la llegada de los romanos a Galicia. Al mismo tiempo que pretende ser un referente para los estudiosos e investigadores de ámbito gallego e incluso estatal.

Entre los servicios que ofertará figura una cafetería y una tienda, y los visitantes contarán con guías que facilitarán información tanto de los contenidos del interior del edificio como del propio yacimiento.

Las últimas excavaciones en la ciudad castrexa, posteriormente romanizada, se centraron en la parte ubicada en el Concello de Punxín, que permaneció oculta hasta la entrada en vigor de este proyecto, mediante el que quedaron al descubierto las principales murallas, entre otros elementos de gran interés arqueológico, según reconocen los expertos.