Ourense

El exjefe de estupefacientes en Ourense: "Asuntos Internos miente"

Ourense

TRIBUNALES - OURENSE

El exjefe de estupefacientes en Ourense: "Asuntos Internos miente"

Los seis acusados de la operación Samprimitivo, ayer en el banquillo de la Audiencia Provincial.
photo_camera Los seis acusados de la operación Samprimitivo, ayer en el banquillo de la Audiencia Provincial.

Antonio R.F declaró como instructor del caso en el que un enjuiciado es confidente de la Zamburiña

Los agentes que instruyeron la investigación de la Samprimitivo, por la que se juzga a seis acusados de tráfico de drogas a mediana escala, declararon ayer como testigos de una operación que conecta con la Zamburiña a través de un enjuiciado en común, José V.V, alias "Josito", que aparece como confidente en los más de 20 tomos de la operación que versa sobre la presunta relación simbiótica de cuatro policías y nueve narcos para favorecer sus respectivos intereses. Asuntos Internos rescató el atestado de la Samprimitivo como ejemplo de esta connivencia y ayer, la declaración como testigo del ex jefe de la unidad de drogas, Antonio R.F, se centró en el intento de desacreditar el relato de los compañeros de esta unidad. Incluso acusó a un supuesto informante de la comisaría de Vigo de avisar a Josito sobre una de las intervenciones.


"Hechos provocados"


El 27 de diciembre de 2014, José Ramón P.C., Diego L.L e Ismael N.S son detenidos en la entrada de Ourense cuando viajan en dos coches–a modo de lanzadera -con 400 gramos de cocaína en el vehículo del primero, sin antecedentes policiales previos. Fiscalía asegura que estos tres acusados recibieron en un bar de Mos "un paquete envuelto en bolsas de plástico" entregado por otros dos acusados, Josué Y.C y José.V.V. La estrategia de parte de los letrados de la defensa pretende probar que el delito fue "provocado" en el marco de las actuaciones de connivencia de la unidad de drogas. Y uno de los puntos que Asuntos Internos cuestiona a Antonio R.F es que no se utilizaran a los perros en los registros. Según ellos, el ex jefe no pidió la colaboración de la unidad canina porque sabía dónde estaba la droga al tener un confidente. Antonio R.F aportó a la Sala un supuesto fax del 27 de diciembre de 2014 en el que solicita la participación de esta unidad. "Asuntos Internos miente", añadió. Declaró que no se emplearon porque José Ramón P. C "sacó él mismo la droga al avisarlo de que los perros la encontrarían y dijo que la quitaba como sea para no destrozar el coche", ya que estaba en la parte interna de la calefacción.

En cuanto a su confidente en la Zamburiña y encausado en esta otra trama, Josito V.V, negó que supiera de la operación por él, a pesar de que en los mensajes que maneja Asuntos Internos y que se registraron un día antes de la intervención, Antonio R.F confirmaba a Josito que la intervención tendría lugar al día siguiente. "Lo supo por la comisaría de Vigo. En una llamada de José V.V me entero quién es el señor que le está informando en esa comisaría. Esa conversación está grabada y Asuntos Internos no ha hecho ninguna investigación", apuntó en el juicio. En cuanto a la justificación del contacto previo con José V.V., el exjefe de drogas indicó que se produjo porque su interés "claro" era la casa de Martín P., otro supuesto proveedor de droga y objetivo mayor. "Mi intención era que José V.V no se moviese, que se mantuviera en su postura para no desmantelar el plan", en relación a una posible transacción de drogas entre su confidente y otro proveedor, aunque no especificó si este era el comprador. "A mí me interesaba que no moviera las piezas porque si avisa a los demás, no llego a Martín P,". Por último, admitió que habló con Josefa P.G, la Pucha, sobre la posibilidad de "movimiento de droga en fines de semana próximos", sin concretar esta operación. Sobre el confidente policial que informó de esta compraventa, Antonio R.F, negó hasta en tres ocasiones que estuviera en el banquillo. "No es José V.V. No está aquí". Por último, descartó que su interés fuese basar su recurso de apelación en la Zamburiña en esta detención, como ejemplo de que no dejaban traficar a sus confidentes, tal y como defiende Asuntos Internos.