La Región

EN OURENSE

Ferro Abogados consolida en Bolivia su apuesta internacional

Es el primer bufete ourensano con presencia en otros países, con otro despacho ya en Colombia

El abogado Primitivo Ferro.
El abogado Primitivo Ferro.
Ferro Abogados consolida en Bolivia su apuesta internacional

nnn El bufete ourensano Ferro Abogados ha dado un paso más en su expansión internacional con la puesta en marcha de un bufete en la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, la más poblada del país. Con ello se consolida como primer despacho ourensano con presencia en otros países y este proyecto da continuidad a un primer paso, fraguado anteriormente con una oficina en Bogotá, capital de Colombia. Primitivo Ferro, abogado y socio de referencia del despacho, y que está pilotando esta expansión, describe que la entrada en Bolivia se produce como consecuencia de un nuevo reto profesional para apostar por la internacionalización del bufete. 

El despacho de Santa Cruz de la Sierra se ubica en el distrito financiero de una ciudad capital de la Gobernación de Santa Cruz, que  representa el departamento con mayor contribución al Producto Interior Bruto del país y con un gran potencial de crecimiento (ha venido incrementando su riqueza en los últimos 10 años en una media superior al 5% anual). 

Se sitúa en el conocido edificio  Equipetrol, en el corazón del distrito financiero  de Santa Cruz, muy cerca del Colegio Alemán, una de las referencias educativas de la urbe. "Hemos querido desarrollar un concepto muy moderno de despacho, que busca lo mejor de la abogacía americana y europea, poniendo en práctica un concepto diferente, con alta especialización, al que ellos están acostumbrados, que era el abogado generalista, que interviene en todos los asuntos, independientemente de su naturaleza”. Así lo razona Primitivo Ferro, que se ha implantado allí con la marca “Ferro, Roca y Asociados”, por lo tanto a través de una alianza con socios locales. “Somos ya uno de los primeros despachos de Santa Cruz”, indica este letrado. Su idea es poner el listón alto en el nivel de servicio prestado a los clientes "que quieren una respuesta inmediata y de calidad".

Entre las líneas operativas de Ferro Roca está dar servicios multidisciplinares. Por ejemplo, asesorar y facilitar trámites a empresas españolas  y europeas que quieran establecerse en Bolivia, "un país muy poco conocido para el empresariado español", pero también "atender y defender los intereses de los que ya están", dice el socio de referencia del despacho. 

En la cartera de servicios del bufete se incluyen intervenciones de diverso tipo, "fundamentalmente mercantiles, con áreas de civil y penal muy potentes". Reconoce que una de las claves de la funcionalidad del despacho "es entender las particularidades del país" y "traducir" las formas de actuar empresarialmente en Europa a la idiosincrasia latinoamericana. 

En este sentido advierte que "si alguien va allí con la manera de actuar que hay en España puedes fracasar, sencillamente porque la manera de afrontar el negocio es totalmente distinto, hay que conocer los tiempos y los mercados". 

Como curiosidades indica que, dada la amabilidad de los latinoamericanos, "nadie te va a decir que no, todo el mundo te va a decir que todo va bien, pero eso no es necesariamente así, o también, y es otra clave para considerar, el boliviano considera como una falta de respeto casi ofensiva el tuteo entre desconocidos, tan frecuente ya en España: un empresario español que se dirija a sus interlocutores allá tuteándolos comienza con muy mal pie".


Una ciudad con un gran dinamismo social


El salto internacional de este bufete ourensano no se produce de forma accidental, como tampoco es casualidad la elección de Bolivia como proyecto de expansión. Sin duda es un país con un gran atractivo. Primitivo Ferro alude al potencial de crecimiento de Bolivia ("que acapara inversiones empresariales muy fuertes") y las posibilidades de Santa Cruz de la Sierra(ciudad declarada como una de las 50 mejores para invertir en Latinoamérica) han sido cruciales para promover el desembarco del despacho ourensano  en la ciudad que, como subraya Primitivo Ferro, se trata de la urbe del mundo “que más ha crecido entre los siglos XX y XXI, pasando de los 50.000 habitantes a mediados del siglo pasado a los más de dos millones que se contabilizan actualmente".