Ourense

La fiscal pide cinco años de cárcel por el atraco a una farmacia con cuchillo

Ourense

La fiscal pide cinco años de cárcel por el atraco a una farmacia con cuchillo

El arma utilizada en el asalto fue hallada en el domicilio de los inculpados

Desde que fueron detenidos por la Policía Nacional el 25 de febrero del pasado año están en prisión provisional. La intención de la Fiscalía de Ourense es que continúen durante unos cuantos años más, ya que solicita hasta un lustro cárcel para Rubén N.C. , 37 años, y otro tanto para Aureliano R.D. (52) por el atraco a la farmacia Universidad de la avenida Otero Pedrayo de la ciudad hace ahora un año.

Los hechos que serán juzgados el próximo mes de marzo ocurrieron a media tarde, cerca de las siete y media, cuando en el establecimiento estaba un único empleado. Con ayuda de un gran cuchillo, tipo carnicero, intimidaron al farmacéutico para lograr un botín de 700 euros.

En el momento de la detención, en el barrio de Covadonga, Rubén llevaba consigo 208 euros. La policía cree que era parte del dinero robado, pero él asegura que era suyo. En busca de más pruebas, los investigadores solicitaron al juez de guardia la entrada y registro del domicilio de los inculpados en la calle Velle. En la casa, apareció el cuchillo presuntamente utilizado en el asalto, así como las gafas de sol y zapatillas Adidas que llevaba puestas Rubén y la cazadora negra de Aureliano.

Este último, según la versión de la víctima, fue el que saltó al interior del mostrador y mostró sus intenciones en voz alta: "Esto es un atraco, dame el dinero". La victima también gritó, pero pedir ayuda, pero Rubén le tapó la boca, según asegura la fiscal en su escrito de calificación provisional. Ambos ladrones arrinconaron al dependiente hacia un despacho situado en la zona de atrás de la oficina de farmacia. A los atracadores les pareció poco el dinero que había en una de las cajas registradoras y exigieron a la víctima del asalto que le indicase donde había más. Antes de abandonar el local, le dieron instrucciones precisas para que no se moviera ni saliera detrás de ellos.

El denunciante confesó tras el atraco que entró un cliente cuando los ladrones aun estaban dentro pero no se percató del asalto porque creyó que eran trabajadores que ayudaban al farmacéutico en la apertura de paquetes.

El letrado de los inculpados no reconoce el delito pero alude a la documentación forense y toxicológica que acredita que los acusados son adictos a sustancias estupefacientes, lo que, en caso de condena, atenuaría su responsabilidad penal.

Condena agravada

La fiscalía pide cinco años de cárcel por un delito de robo con intimidación y uso de instrumentos peligroso, agravado con el hecho de que se produjo en un local abierto al público.