Ourense

La forma de acceso a las bases policiales delató a los gemelos

Ourense

TRIBUNALES

La forma de acceso a las bases policiales delató a los gemelos

Los investigados estuvieron en el registro realizado en Toen.
photo_camera Los investigados estuvieron en el registro realizado en Toen.

La instructora considera que construyeron pruebas falsas para perjudicar a otros policías

El informe policial de la UDEV en el que se basa la jueza de Instrucción 3, Eva Armesto, para suponer que los gemelos Roi y Bernardo D.L. tomaron parte en el robo de las pistolas del búnker de la comisaría, tenencia ilícita de armas, revelación de secretos, simulación de delito así como acusación o denuncia falsa, considera que tenían un "plan conjunto", junto a Celso Blanco, para perjudicar a otros policías. Una trama que sorpresivamente culminó el 9 de abril de 2016 con la muerte de Blanco en su despacho de la comisaría, que la jueza atribuye inicialmente a los gemelos.

El plan consistía en prefabricar pruebas falsas contra agentes del Grupo Operativo de Respuesta (GOR) para dar credibilidad al anónimo remitido en noviembre de 2014 a Asuntos Internos en el que se alertaba de la supuesta corrupción policial entre agentes y delincuentes, detallando que les pasaban información de consumo interno. Según valoran fuentes policiales, esta operativa está bien documentada con informes periciales, no entrando a estimar los 12 indicios sobre los que la instructora apuntala el homicidio de Celso Blanco.

Para ello, según recopila la investigación, los hermanos utilizaron las claves de policías del GOR, haciéndose pasar por ellos para acceder a las bases de datos de denuncias policiales, listados de atestados, al servidor de imágenes del DNI e incluso a la aplicación Atlas para obtener datos de filiación y dirección de titulares de vehículos de agentes de grupos de investigación de la Policía Nacional. Consultas realizadas en su mayor parte desde el ordenador del aula de la planta quinta o desde el emplazado en la oficina de Formación y Prensa, en la que trabajaban el fallecido y Bernardo D.L.

Esta imputación la acreditan en la forma peculiar de acceso y las referencias utilizadas a la hora de cumplimentar los metadatos de las fichas. Asegura la UDEV que aparece reflejado en referencias como "DP PA" o "DP. PA."y, según añade, un "único miembro de la Comisaría de Ourense utilizas esas referencias. Es decir, "los datos aportados a la hora de cumplimentar los campos para realizar las consultas son idénticos a como lo hace Roi cuando utiliza sus claves", recoge. La utilización de referencias numéricas y abreviaturas asignadas por la Unidad Provincial de Inteligencia a una determinada investigación también delatarían, según esa línea de investigación, a los gemelos.

Instrucción 3 les imputa los delitos de calumnias e injurias o alternativamente simulación de delito o denuncia falsa en base al anónimo remitido a Asuntos Internos en el que se le atribuyen a ocho policías, de los que da sus filiaciones, sustracciones de drogas, coacciones, amenazas a traficantes, la realización de operaciones encubiertas, revelación de secretos y robo de armas. La jueza entiende que atribuir estos hechos a terceras personas que no habían realizado tales conductas integra un delito de calumnias. Alternativamente, habla de simulación de delito o denuncia falsa "en tanto que fue enviado el escrito anónimo a las autoridades policiales obligadas a su investigación (Asuntos Internos) tras realizar los gemelos los accesos que posteriormente relatan por escrito.

Los anónimos, según consta acreditado en la investigación, fueron confeccionados desde el ordenador del aula de la quinta planta, los mismo desde los que se realizaron la consultas con las claves de otros policías. Desde una cámara de fotos comprada en Madrid por Roi D.L. se descargaron a ese ordenador dos imágenes que se aportaron a los anónimos para avalar las consultas con fines maliciosos con los que inculpar al GOR.

Tanto ese anónimo como el enviado a los medios de comunicación dando cuenta de la trama de corrupción policial se transfirieron a dos tablets desde donde se enviaron los documentos injuriosos utilizando la wifi de un sindicato. Las tablets no fueron halladas en los registros realizados en las viviendas y vehículos de los investigados.