La Región

INCENDIOS FORESTALES

El fuego pone a las empresas de pirotecnia al borde del cierre

Reconocen un "bajón" de hasta un 70% en las ventas con respecto al año pasado por la prohibición de tirar fuegos de artificio en las fiestas 

El fuego pone a las empresas de pirotecnia al borde del cierre

El mapa gallego elaborado en colores por la Consellería de Medio Rural durante este verano para advertir de las zonas con riesgo de incendio, deja a las empresas de pirotécnica al borde del cierre.

Los industriales vieron reducidas las ventas, algunos en un 70% y otros menos, un 50%, con respecto al verano pasado. El  descenso es por la prohibición de lanzar fuegos de artificio en fiestas y romerías ante el temor de que los cohetes ocasionaran fuegos forestales. "En este verano, el mapa estuvo prácticamente todos los días en rojo (indica máximo riesgo) porque se registraron temperaturas muy altas", afirmó el gerente de la pirotecnia Josman, José Benito  Salgado Rodríguez.

Las empresas declinaron cuantificar exactamente las perdidas, pero trabajan con cifras que van, dependiendo del volumen del negocio, desde los 50.000 hasta los 300.000 euros. El verano es  la temporada alta para estas empresas, dado que en toda la provincia se suceden las fiestas, romerías e incluso bodas. "En la mayoría, no hubo fuegos de artificio, incluso en lugares en los que sí podían lanzarse", apuntó Salgado Rodríguez.
Uno de estos lugares fue la fiesta de Santiago Apóstol en el barrio ourensano de A Ponte. "Tenemos un río cerca, no hay masa forestal y, sin embargo, no se pudieron lazar los fuegos", lamentó.

Las pérdidas también acusan a la empresa Xaraiva, que logró varios premios por sus fuegos a lo largo del territorio nacional. "No se vendió nada. Menos mal que nuestro fuerte de ventas está fuera de la provincia", comentó su responsable, Luis do Espíritu Santo, recordando que la prohibición incluso afectó a zonas con mucho terreno de labradío en las que no había ningún riesgo de incendios. "Vamos a tener una reunión con Medio Rural porque esto no puede  seguir así. Si el próximo verano es como el de este año, muchas empresas cerraremos", aseveró.

La empresa está radicada en el Val de Monterrei, donde desde que finalizó el Entroido no se volvió a lanzar otra bomba de palenque.
Los industriales contrataron personal a principios de verano para atender la demanda de fuegos, sobre todo durante agosto. Pero al llegar el citado mes, los trabajadores contratados se fueron a la calle, seis en total en todas las empresas, mientras que los fijos en plantilla se fueron de vacaciones. "Los almacenes están llenos. Ahora llovió y ya se pueden lanzar fuegos, pero ya pasó lo fuerte de las fiestas", apuntan en la pirotecnia Santa Bárbara de Lobios.
Este argumento es compartido por el gerente de la empresa La Gallega, asentada en Maside, José Luis López, que recuerda que desde el pasado 11 de julio no se pudo tirar una bomba.

El mapa de riesgo de incendios lo manejaban los distritos forestales, que pasaban aviso a los distintos concellos, que eran encargados de conceder los permisos. La mayoría de las entidades locales no concedieron autorización porque "sí se origina un fuego, quién carga después con los daños", apuntó el regidor de Cualedro, Luciano Rivera, que no concedió permiso para lazar fuegos en ninguna fiesta de las celebradas en su municipio.
Las fuerzas de seguridad vigilaron cada fiesta para denunciar al "fogueteiro". En Medio Rural recuerdan que hay una normativa en vigor y debe cumplirse. Dicen que también se prohibió hacer barbacoas en el monte o quemar rastrojos.