Reportaje

Fueron 128.000 kilómetros de tatuaje y carretera

Anxo Varela (Pruden) y Lúa Carballo (Lúa Lomo) posan con su nuevo fanzine.
photo_camera Anxo Varela (Pruden) y Lúa Carballo (Lúa Lomo) posan con su nuevo fanzine.
El dúo tras Pruden Tatuaxes lleva cinco años viajando entre Ourense y las capitales europeas para tatuar. Ahora, relatan su estilo de vida nómada en el fanzine “128 mil quilómetros”.

En retrospectiva, 128.000 kilómetros dan para mucho. En el caso de Lúa Carballo y Anxo Varela, el dúo creativo ourensano tras el estudio Pruden Tatuaxes, 128.000 kilómetros se traducen en cinco años de viajes por Europa, tatuando en estudios de Berna o Colonia y sobreviviendo entre antros, lagos y gasolineras. Ahora, Carballo y Varela condensan esta experiencia en un fanzine, “128 mil quilómetros”, que se presentó este sábado en el Café Cultural Auriense.

“Ao principio ía el só, e lémbroo como uns meses horribles; Anxo pasábase 27 horas en autobús, e cande eu lle despedía na estación sentíame como nos anos 50”, recuerda Carballo, recuperando la memoria de estampas de emigración. “Foi duro, porque non coñecía a ninguén nin tatuaba tan ben como agora, pero necesitaba que funcionase; unha viaxe boa salvábanos meses a Lúa e a min en Ourense”, añade Varela.

El tatuador recuerda que en aquel momento tenía algo romantizada la idea del viaje, pero en el fanzine se desquita: “As viaxes eran brutais e incómodas. Non era divertido”, escribe. Con el paso del tiempo, Varela fue creando redes de contactos, y después Carballo dejó su trabajo y se unió al proyecto de Pruden, que ahora llevan entre los dos. “Cando empezamos a viaxar os dous xuntos, foi marabilloso; unha chea de ideas e proxectos”, exclama ella.

“As viaxes eran brutais e incómodas. Non era divertido”, reza el fanzine, que se presentó  el sábado en el café Auriense

Ahora, Pruden Tatuaxes cuenta con un nuevo estudio en el Casco Vello -un espacio con vista, tal vez, a acoger actividades en el futuro-, pero mantiene su funcionamiento itinerante. No han dejado de viajar desde que Varela descubrió que sus piezas tiene más tirón fuera, y ahora cuentan con una agenda apretada en Alemania, Suiza o Francia. “Dáme a impresión de que en España estamos máis habituados ao realismo, á cor, e fóra valoran máis un estilo como o de Anxo, ademais de que o tattoo está máis estendido”, apunta Carballo. “Bo, iso e que alí a mocidade non ten que escoller entre facerse un tattoo ou saír de festa!”, remata su compañero.

Varela, es quien realiza los tatuajes y diseños, y recuerda que su estilo llegó de forma orgánica, de sus límites como autodidacta. “Ao principio eu quería facer tatuaxe tradicional, pero nin sabía facer degradados nin tiña diñeiro para as cores”, explica. De ahí surgió una identidad visual muy marcada, con líneas gruesas, formas contundentes y grandes bloques de negro. 

Entre los temas que aborda en sus tatuajes destacan lo macarra, lo antisistema y el orgullo local: algunas de sus últimas creaciones incluyen homenajes a Castelao o a los protagonistas de “A Esmorga”. “Aínda que en Ourense somos un pouco outsiders polo momento -porque nacimos aquí, pero pasamos mucho tiempo fuera-, si vemos que hai unha escena local; é unha cidade pequena, pero hai bo nivel de tattoo”, destaca Varela. 

Con todo, a pesar de lo logrado, el dúo no se acomoda. “Aínda estamos a aprender -asegura Carballo-, non queremos poñernos medallitas”. 

Te puede interesar
Más en Ourense