La fábrica ourensana facturó 65 millones el año pasado, duplicando la cifra que registraba en 2003

Galfor adquiere una planta en Lituania para suministrar a sus clientes de Europa del Este

Javier Currás, en la ponencia que ayer ofreció en la CEO. (Foto: José Paz)
Desde que se incorporó al grupo Cie Automotive, y gracias a una política basada en modernización de instalaciones e implicación del personal, la factoría de Galfor ha conseguido elevar su facturación, pasando de 30,9 millones en 2003 a 65 el año pasado. La compañía acaba de adquirir una planta en Lituania, con el objetivo de abastecer de cigüeñales para motores las fábricas que sus clientes tienen en Europa del Este.
La gestión desarrollada en los últimos años en la planta de Galfor, desde que en 2003 entrase a formar parte del grupo Cie Automotive, le ha permitido mejorar sus niveles de producción y facturación, superando así a lastres que condicionaban sus resultados en años anteriores.

En 2003, la factoría arrastraba pérdidas económicas desde hace varios años y se enfrentaba a la incertidumbre sobre el futuro, teniendo en cuenta que pertenece a un sector con riesgo de deslocalización, que no podía competir con los bajos costes en países con mano de obra más barata. La política realizada en los últimos años se basó fundamentalmente en inversiones que permitieron modernizar la planta y en la implantación de una novedosa política de recursos humanos, dirigida a incrementar la implicación y motivación de sus trabajadores. Gracias a ello, la planta logró el año pasado una facturación de 65 millones de euros, con lo que duplica la cifra que registraba en 2003 (30,9 millones). La planta ourensana produce actualmente 1.750.000 cigüeñales de motores para sus clientes, entre los que se encuentran las principales empresas de automoción. Además, ha conseguido mantener estable su plantilla, actualmente integrada por 392 trabajadores, según datos que ofreció ayer el gerente de la planta, Javier Currás, en una conferencia en la CEO.

Desde Ourense, Galfor suministra cigüeñales a sus clientes en las fábricas del occidente europeo, pero muchos de ellos han incrementado su presencia en los últimos años en Europa del Este. Para dar respuesta a esta demanda, Galfor ha adquirido una planta de producción en Lituania, que le permitirá suministrar a sus clientes en el este europeo.


Te puede interesar