Ourense

El Gobierno no da fechas para recuperar los trenes perdidos

Ourense

El Gobierno no da fechas para recuperar los trenes perdidos

Razona la merma de servicios en la era covid escudándose en la falta de demanda y la situación sanitaria

El Gobierno se ampara en la falta de demanda y en la seguridad sanitaria para privar a Galicia de los trenes nocturnos a Madrid y Barcelona y suprimir el diurno con las capitales del País Vasco. Así lo ha hecho saber en una respuesta por escrito a los senadores gallegos del PP, que habían preguntado al Gobierno por las razones que habían llevado a Renfe a no restablecer los trenes hotel y el intercity Galicia-Bilbao en la situación de nueva normalidad.

En lo que se refiere a los trenes hotel, el Gobierno se escuda, en su respuesta por escrito en que, además de las razones de demanda, “los trenes conllevan unos servicios asociados, en tanto que hotel, que requieren unas condiciones de explotación específicas”. Respecto a las otras supresiones, el intercity a Bilbao o las frecuencias adicionales a Madrid, la respuesta del Gobierno, tan vaga como la anterior, asegura que se restablecerán paulatinamente, a medida que “se normalice la situación sanitaria y se estudie adecuadamente la demanda para adaptar a ella la oferta a realizar”.

La contestación del Gobierno no responde a otra de las preguntas realizadas por los populares, que querían saber por qué Galicia no tiene conexión directa con el Mediterráneo o con capitales del Sur de España, cuando otras regiones del Norte sí disponían de dichas líneas ferroviarias, ni tampoco a la denuncia de una notable mengua en la calidad de los servicios, especialmente registrada a lo largo de 2019, un año plagado de averías, suspensiones de servicios, falta de maquinistas, problemas todos ellos que obligaron a la realización de transbordos a autocares y a sufrir retrasos de cuatro o más horas.


El hotel que no lo era


La realidad es muy distinta a la que tratan de justificar las vagas respuestas del Gobierno. Todos los trenes que han sido suprimidos durante la pandemia y no recuperados con la llegada de la nueva normalidad, venían siendo objeto de un largo deterioro en la prestación de sus servicios, reducción de oferta comercial y escaso mantenimiento, como el casero que levanta las tejas para que se inunde la casa en la que vive un molesto inquilino al que quiere echar. Ninguno de los trenes hotel tenía servicios asociados a hotel desde hace más de cinco años.  Solo los departamentos de camas y plazas sentadas como los expresos nocturnos de hace cien años. Muy al contrario de lo que señala el Gobierno, el viaje individual o familiar en departamentos cama es más seguro que en plazas sentadas compartiendo con otros viajeros, siempre que Renfe haga las debidas limpiezas y desinfecciones. 

"Para mí es muy cómodo y lo usaba para ir al Senado porque me permitía salir de Ourense a medianoche y llegar a Madrid por la mañana, sin necesidad de tener que levantarme a las cuatro de la mañana para coger un avión en Vigo". explica uno de los autores de la pregunta, Jesús Vázquez, quien no solo defiende este tipo tren como senador sino también como usuario.  En el caso del diurno a Bilbao e Irún, fue suprimido antes de la declaración del estado de alarma, por lo que la explicación que da el Gobierno carece de todo fundamento.


El servicio ferroviario entre O Barco y Ourense obliga a hacer noche en la ciudad


Los servicios ferroviarios que,en estos momentos, tienen a su disposición los valdeorreses están generando un fuerte malestar entre los usuarios. La continua supresión de trenes, agravada por la crisis sanitaria del covid-19, dejó a la villa barquense con únicamente cuatro trenes. 
En la estación barquense se detienen el Alvia Coruña-Barcelona (a las 10,51 horas), el Regional Vigo-Ponferrada (18,35 h); el Ponferrada-Vigo (19,16 h) y el Alvia Barcelona-Coruña o Vigo (19,38 h). Este horario está causando innumerables problemas a quienes tienen que desplazarse a la ciudad de Ourense para realizar cualquier trámite administrativo.
Los dos únicos trenes pasan por la tarde y con escasos minutos de diferencia, lo que hace imposible regresar en el mismo día. El servicio ferroviario es una de las cuestiones que no acaban de convencer al senador valdeorrés Miguel Bautista Carballo, quien lo llevará a una próxima reunión con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. 
El socialista petinés explicó que sus tres prioridades son la carretera N-120, la autovía A-76 y el tren. "Son cuesiones que quiero tratar", dijo. También dijo que recientemente mantuvo una reunión con el subdelegado para abordar estos temas, aunque prefiere conocer la visión del Gobierno central. La cita ya fue solicitada y ahora está pendiente de ser convocada.
El BNG también presentó una proposición no de ley en el Congreso de los Diputados por mediación de Néstor Rego. Centrada en la supresión del tren hotel que comunicaba Galicia con Madrid y Barcelona también aborda la situación del transporte ferroviario de la comunidad autónoma.
El diputado nacionalista aludió a la necesidad de un servicio de cercanías en Galicia: "Como ejemplo se puede señalar la situación de A Rúa y O Barco de Valdeorras, que con esta decisión quedan prácticamente aisladas después de haber vivido estos últimos años el intento de cierre y posterior privatización del servicio de venta de billetes", dice su escrito.
El temido desmantelamiento del servicio ferroviario lleva aparejada la desaparición de los equipos de mantenimiento de la línea León-Monforte. En este aspecto cabe reseñar la posible desaparición en octubre del servicio de Adif en la estación de O Barco.


La demanda, un argumento con doble filo


Según el Gobierno, la recuperación de los seis trenes que han desaparecido de los servicios de larga distancia en Ourense va a depender de las necesidades de la demanda. Lo cierto es que esa razón hace ya muchos años que no se tiene en cuenta y la prueba está en que, en fechas punta, con una alta demanda de servicios, los trenes nocturnos no se reforzaban con más plazas ni trenes alternativos. El modelo de gestión de Renfe imposibilita esa opción al utilizar trenes de composición rígida . Una cualidad que sí existía, por ejemplo, hace treinta o cuarenta años, cuando llegaban a salir de Ourense hasta tres trenes nocturnos al día con destino u origen a Madrid, o el nocturno a Barcelona se convertía en el más largo de todos los que circulaban por la red ferroviaria española. La demanda, se vio con los seis servicios diurnos a Madrid, hay que promoverla ofreciendo servicios, no quitándolos.