Ourense

Gobierno local y CIG elevan la tensión con cruce de acusaciones

Ourense

ourense

Gobierno local y CIG elevan la tensión con cruce de acusaciones

Caride acusa a la CIG de "poner piedras en el camino", mientras el sindicato estudia acciones legales contra el Concello

La relación entre el gobierno municipal y la CIG se enquista cada vez más. Tras el desencuentro por impedir la presencia del delegado del sindicato Javier García Gago, aludiendo a que no era bombero, en la reunión del alcalde, Gonzalo Pérez Jácome, y el concejal de Recursos Humanos, Armando Ojea, con representantes del cuerpo, la CIG está estudiando la posibilidad de iniciar acciones legales contra el Concello "por unha actitude plenamente antisindical e falta de cultura democrática", además de pedir información sobre la reunión en la Alcaldía.

El portavoz del gobierno local, Miguel Caride, se reafirmó en que el encuentro fue convocado a petición de los bomberos, asegurando que García Gago "no iba a defenderlos, sino que solo tenía interés en poner piedras en el camino", insinuando que su afiliación al PSOE tiene que ver en lo sucedido. "Hay que gestionar problemas, no hacer política, es posible que tenga esa actitud beligerante por ser del PSOE", señaló Caride, animándolo a "buscar soluciones con un cuerpo sensible", asegurando que se ha encauzado dotar con más medios al cuerpo.


El SAP, también molesto


A las críticas de la CIG se sumó también el sindicato SAP, sin representación entre los trabajadores del cuerpo de bomberos y que no fue llamado a la reunión en la Alcaldía, entendiendo que tendrían derecho a estar en el encuentro.

"Nos llama poderosamente la atención que se convoque así, tenemos que aclarar que cuando nos han llamado para apoyar las reivindicaciones de este servicio hemos asistido. Los resultados en las últimas elecciones sindicales nos legitiman para representar a todos los trabajadores de todos los servicios", defiende el SAP.