SEGURIDAD

La Guardia Civil de Ourense arrastra un déficit de 200 agentes

Un informe recoge deficiencias en los cuarteles -incluida la Comandancia-, en las viviendas, parque móvil y material de seguridad

La Guardia Civil de Ourense arrastra un déficit de 200 agentes

La Guardia Civil arrastra en la provincia de Ourense un déficit de al menos 200 agentes desde que se inició el siglo. Un escenario que tensiona la labor diaria del cuerpo, que ha visto en los últimos años cómo se incrementaban los servicios de vigilancia y la carga de trabajo en los cuarteles y Comandancia –derivado de los nuevos retos que afrontan a la hora de combatir la delincuencia a la vez de cambios de normativas como la que que regula la tenencia de armas y material explosivo–.

Este panorama se recoge en un estudio del propio Instituto Armado, en el que, además de la falta de efectivos, se reflejan deficiencias estructurales y en el material en los distintos cuarteles, en las viviendas asignadas a los guardias civiles, oficinas, parque móvil y material de seguridad.

La Guardia Civil tienen encomendada la custodia de la toda la provincia, exceptuando la ciudad. Los agentes intentan llegar a todos los rincones. Pero la vigilancia no resulta fácil, sobre todo por la merma de efectivos que obedece, según recoge el informe, a que no se cubran vacantes por jubilaciones ni se saquen a concursos nuevas plazas o faciliten personal para cubrir bajas médicas y periodos vacacionales.

Al cuartel de Verín le fue concedida en el 2013 la categoría de "puesto principal", que ya tenía el de Carballiño. La catalogación conlleva un incremento de los efectivos. Más de seis, que deberían sumarse a los 25 recogidos en plantilla. Sin embargo, la mayoría de las plazas no ha sido cubierta


Cierre de cuarteles


El informe no recoge el cierre de ninguno de los 33 cuarteles que hay en la provincia, como viene reclamando la Unión de Guardias Civiles (Unión GC), que pide una reestructuración de la vigilancia concentrado recursos en las cabeceras de comarca. Por contra, el estudio alerta de que algunos de los cuarteles están ubicados en propiedades municipales que carecen de servicios. El mantenimiento, en la mayoría de los casos, corre por cuenta de los concellos.

La Guardia Civil ya viene prestando servicios de vigilancia por comarcas dentro de lo que se denomina "núcleos operativos", pero las patrullas, ante la falta de efectivos, se ven obligadas a recorrer hasta más de 100 kilómetros durante una noche ante cualquier emergencia. El Instituto Armado también reclama la puesta en marcha de un Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) en la provincia como ya lo hay en Pontevedra. Los agentes se desplazan a Ourense a prestar servicio cuando es necesario. La última vez, en el pasado Entroido. 


En Comisaría, 55 policías nacionales menos


El Cuerpo Nacional de Policía también arrastra en los últimos años un déficit de efectivos, estimado en 55 agentes. Según los datos que maneja el Sindicato Unificado de Policía (SUP),  el catálogo de puestos de trabajo es de 244 en la Comisaría de Ourense y  nueve en la de Verín. Sin embargo, en las instalaciones policiales de As Lagoas solamente son 191, un total de 53 menos, lo que representa un déficit del  21,7%.

En la de Verín hay dos agentes menos, según el SUP.

Lógicamente , no todos los agentes están disponibles a diario, dado que los hay que están de vacaciones o de baja médica, entre otros motivos que le impiden incorporarse a la vigilancia. Las bajas se vienen incrementado en los últimos años, al igual que en la Guardia Civil, por no cubrir vacantes a causa de las jubilaciones y convocar nuevas plazas. En un escenario cada vez más exigente, con aumento de los servicios de vigilancia y de la carga de trabajo. 

La situación merma  recursos para cubrir todos los servicios de vigilancia en la ciudad, en la que suelen patrullar a diario entre seis y nueve policías nacionales.

En Interior no se pronuncian sobre  la falta de agentes y recursos en ambos cuerpos de seguridad.  Tampoco especificaron si tienen previsto el cierre de algún cuartel de la Guardia Civil en la provincia  ni tomar medidas para reestructurar el servicio de vigilancia, como vienen solicitando la Unión GC.