Ourense

La Guardia Civil atribuye a un despiste del conductor de un bus un atropello mortal

Ourense

Sucesos

La Guardia Civil atribuye a un despiste del conductor de un bus un atropello mortal

El inculpado, Cley G.C., de 38 años, negó que condujese distraído cuando ocurrió el accidente mortal.

El conductor de un microbús de la empresa Alfer fue juzgado ayer en el Penal 2 por un homicidio imprudente en relación a un accidente ocurrido a las 13.20 horas el día 4 de junio de 2018 en el que resultó muerta una vecina de A Peroxa que esperaba por el autocar.

El inculpado, Cley G.C., de 38 años, negó que condujese distraído cuando ocurrió el accidente mortal. Según dijo, se percató de la presencia de la víctima, una mujer de 83 años, justo en el momento en que la arrolló, por lo que deduce que se interpuso en su trayectoria. Por contra, sí se percató de que había un carrito de la compra (la víctima estaba esperando a su hermano).

No estaba en la marquesina donde se espera al autobús, sino al otro lado de la calzada, en la carretera provincial OU-0505 (Vilariño-A Peroxa). Negó que fuera a velocidad excesiva en un tramo limitado a 50 kilómetros por hora pese a que el tacógrafo del autobús señalase 62 km/h en el momento del atropello, pero con un margen de error de más o menos seis kilómetros, lo que, a juicio de la defensa, no es indicativo que la velocidad contribuyera en la causación del siniestro.

El inculpado dice que no vio a la peatón hasta que impactó con  el vehículo. el tramo era recto y con buena visibilidad

La fiscal, que pide  un pena de  un año y medio de cárcel y privación del permiso dos años, mantuvo que el al accidente de debió a una imprudencia grave del conductor, en base al  atestado de la Guardia Civil de Tráfico, que achaca el atropello a una distracción del inculpado, en tanto que tuvo lugar en un tramo recto con buena visibilidad. Además, los agentes se basan en que Cley G.C. iba despistado porque con carácter previo al atropello no realizó ninguna maniobra de frenado ni evasiva.

Por contra, la defensa destacó  la falta de señalización vial tanto la horizontal de separación de carriles como la vertical de limitación de velocidad con un ancho de 4,20 metros y sin aceras.

Los dos pasajeros que iban en el microbús aseguraron que no se percataron de que el conductor fuera distraído. A su juicio, conducía correctamente.

Los cuatro hermanos de la fallecida ya fueron indemnizados por la asegurada del vehículo.