Ourense

Desde Guinea, un viaje con motor teatral

Ourense

Un viaje de ida y vuelta

Desde Guinea, un viaje con motor teatral

El artista Raimundo Bernabé Nnandong Abeso, "Russo".// Óscar Pinal
photo_cameraEl artista Raimundo Bernabé Nnandong Abeso, "Russo".// Óscar Pinal
Raimundo Bernabé Nnandong Abeso, "Russo", lleva poco más de un mes en la ciudad, donde se forma en arte dramático. El objetivo: coger nuevas herramientas para mostrarlas en su país.

Cuando los gobiernos relegan el arte a un segundo plano, surge en otros espacios, impulsado por agentes individuales. Raimundo Bernabé Nnandong Abeso, "Russo", (1991, Evinayong, Guinea Ecuatorial) conoce el esfuerzo tras cada propuesta cultural cuando el viento va en contra. "Sé que hay una necesidad de hacer una escuela de arte en Guinea porque los chavales tienen mucho talento y no saben cómo aprovecharlo, allí se considera que hacer teatro es como hacer el tonto, que no sirve para nada", asegura. 


El teatro lo trajo a Ourense en 2018, con la obra "Ngoan Ntangan. Dos mundos que se tocan", sobre la historia vital de Marcelo Ndong, "Manoliño Nguema", muchacho de Benposta en los 70. "La obra se hizo como excusa del documental sobre Marcelo, y yo tuve la suerte de que contasen conmigo", explica. Representaron en la Miteu el espectáculo y Russo se quedó con contactos teatrales, como Fernando Dacosta –organizador del festival–, y la idea de volver y formarse durante un tiempo en Ourense fue tomando forma. "Llevo dos años pensando en venir, no fue nada fácil y si ha sido posible es gracias a muchas personas", asegura. Llegó a la ciudad hace poco más de un mes, y desde entonces se forma con los grupos Maricastaña y Cornelia en lo que más le gusta, el teatro. 

UN VIAJE DE IDA Y VUELTA
El objetivo del viaje, y de su estancia en la ciudad –estará aquí hasta junio– es el de adquirir herramientas que luego poder llevarse de vuelta. También, si fuese posible, recuperar el programa de becas que existía hace décadas, gracias al que Marcelo Ndong pudo formarse en Ourense. "Pero la idea no es tanto que vengamos todos aquí, sino encontrar una forma de hacer allí una escuela y evitar que los chavales tengan que sufrir lo que cuesta venir aquí, que tengan la oportunidad directamente", apunta Russo, que reconoce la "morriña" de su tierra. 


Con Cornelia y Maricastaña actuará en las obras inaugurales, y se muestra "muy agradecido": "El curso empezó el pasado octubre y yo tuve que empezar en enero porque no pude venirme antes, pero me han acogido muy bien y no me han puesto ningún tipo de dificultad".

Más en Ourense