Ourense

Hemeroteca | Orense sufrió 96 atropellos en 1994, cuatro mortales

Ourense

HEMEROTECA

Hemeroteca | Orense sufrió 96 atropellos en 1994, cuatro mortales

La falta de respeto a los semáforos es una de las principales causas de siniestralidad en la ciudad. A lo largo del pasado año se registraron 96 atropellos que ocasionaron la muerte de cuatro peatones, según consta en los archivos de la Policía Local. La calle Ervedelo es para los agentes municipales donde menos respeto existe hacia los semáforos y pasos de cebra, fenómeno que se repite en Progreso, Capitán Eloy y Buenos Aires. Una de las vías que más problemas está originando es la nueva carretera a Ponferrada.

El pasado viernes resultaba atropellada una mujer por un autobús articulado en el paso de peatones situado detrás del edifició San Martín. El autobús urbano circulaba por la avenida de La Habana y giraba hacia Juan XXIII cuando se produjo el trágico suceso, justo cuando la mujer estaba llegando a la acera. Este siniestro es uno más del centenar que tienen lugar cada año, según se refleja en la memoria de la Policía Local.

A lo largo del año 1994 se registraron en la ciudad 96 atropellos que ocasionaron la muerte de cuatro peatones, mientras que 23 resultaron heridos graves y 69 heridos leves.

El punto más conflictivo a lo largo del pasado año fue el tramo de la N-525 en el que estaba ubicada la antigua pasarela de O Couto donde hubo tres víctimas mortales. La causa en todos estos casos resultó ser la imprudencia de los peatones -la mayoría personas de avanzada edad-, que se aventuraban a cruzar la calzada a pesar del intenso tráfico.

La otra víctima mortal tuvo lugar en la Nacional-120, a la altura de la pasarela existente en esta zona. La causa también fue la imprudencia de la persona que no quiso utilizar el paso elevado. En el mismo período de tiempo 23 personas resultaron graves a consecuencia de atropellos y otras 69 quedaron heridas leves. A raíz de estos accidentes se formularon dos denuncias. La Policía Local considera que las causa implican tanto a los peatones como a los conductores a partes iguales. En el primero de los casos por no respetar los semáforos, y en el segundo por la elevada velocidad. La Policía Local considera que la falta de respeto a los pasos de cebra es uno de los principales factores de la elevada siniestralidad. 

La calle Ervedelo, según la referida memoria policial, es en la que menoes respeto existe hacia los pasos de cebra. Concretamente, destaca la intersección con la calle Dalí, en la que ha habido varios atropellos, así como los coches que giran en la calle Vila Real. Los peatones también tienen su parte de culpa al invadir la calzada sin mirar los semáforos. 

(1995)