Ourense

Un homenaje al cine gallego y argentino

Ourense

La gala premió a los actores ‘Morris’ y Eduardo Blanco y reconoció el trabajo de Coscia y ‘Tacholas’

Un homenaje al cine gallego y argentino

El actor gallego Antonio Durán ‘Morris’ y el argentino Eduardo Blanco fueron galardonados ayer en la tercera edición del Premio Institucional ‘Chano Piñeiro’, que este año tuvo lugar en el Teatro Principal de Ourense. Además, se otorgaron dos premios honoríficos a Jorge Coscia y Fernando Luis Iglesias Sánchez, ‘Tacholas’.
Un acto en el que cine y música se entrelazaron para recuperar la relación entre el séptimo arte gallego y argentino, siempre con la intención de promocionar en el exterior el audiovisual de Galicia, centró la gala que se celebró ayer en el Teatro Principal, donde se entregaron los premios ‘Chano Piñeiro’, organizados por la Secretaria Xeral de Comunicación.

La entrega de galardones estuvo conducida por los actores gallegos María Castro y Rubén Riós. Al acto asistieron distintas personalidades de la política y del mundo audiovisual gallego, entre ellos el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño; el delegado del Gobierno en Galicia, Manuel Ameijeiras; alcalde de Ourense, Francisco Rodríguez; el conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez; el secretario xeral de Comunicación, Fernando Salgado; el crítico de cine, Miguel Anxo Fernández; el director del Festival de Cine, Enrique Nicanor, o Mariluz Montes, viuda de Chano Piñeiro.

Este año los premios recayeron en Antonio Durán ‘Morris’, actor vinculado al audiovisual gallego desde los años ochenta, y participante del nacimiento de la TVG a través de numerosos formatos, y en Eduardo Blanco, actor hijo de gallegos y uno de los más reconocidos del actual panorama dramático argentino, quien durante el acto se declaró ‘militante confeso’ de Galicia.’ El encargado de entregar ambos premios fue el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, quien explicó que el propósito de que el cine argentino ocupe un primer plano ‘non é outro que construírnos unha Galicia aberta ao mundo, unha festa de diálogo fluído e de inter cambio que ofrece o mellor de si mesma e que recibe e acolle todos os acentos culturais’. Aclaró, además, que la voluntad de traspasar fronteras a través del cine es ‘un dos incuestionables atributos da nosa personalidade’. Por último, felicitó al director José Luis Cuerda por las 15 nominaciones a los Premios Goya que ha recibido su película ‘Los girasoles ciegos’, filmada en Ourense. Antonio Durán ‘Morris’ dedicó el premio a todos sus compañeros actores que lo acompañaron durante el inicio de su carrera en 1984. Aclaró que a pesar de no haber participado en ninguna de las cintas de Chano Piñeiro, sí tuvo la oportunidad de disfrutar de algunos encuentros con él. Por último, recordó dos de las frases más importantes que Piñeiro dejó para los amantes del audioviosual, en este caso ‘facer cine en Galicia é posible’ y ‘facer cine en galego é unha necesidade’. Blanco explicó por su parte, entre lágrimas, que ‘hoy en día hay en Argentina muchos gallegos que a pesar de no haber regresado a Galicia, no han podido alejarse de estas tierras’.

Dos merecidos reconocimientos

Durante la gala se otorgaron también dos premios honoríficos que recayeron en Fernando Luis Iglesias Sánchez ‘Tacholas’, quien entre los años 40 y 80 trabajó en más de 50 filmes, protagonizando cintas como ‘Os vellos non deben de namorarse’ por decisión de su amigo Castelao y ‘Mariñeiros’ a las órdenes de Xosé Suárez. Su hija, Clotilde Iglesias, fue la encargada de recoger el galardón. El segundo premio honorífico fue para Jorge Coscia, director, guionista y escritor, quien promovió desde el Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Audiovisuales de Argentina el programa de coproducción con Galicia ‘Raíces’. Además, fue presidente de la Comisión de Cultura de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, en Argentina. Coscia aseguró que el fruto mayor del programa ‘Raíces’ ‘no son sólo las nueve películas que hemos coproducido, también la amistad que ha surgido entre los directores y actores, pues la esencia del cine son los pensamientos, aunque muchos piensen que es la celulosa’.