Ourense

Hortensia ya castigó a Ourense en 1984: sin luz ni teléfono, árboles caídos y casas destrozadas

Ourense

Hemeroteca

Hortensia ya castigó a Ourense en 1984: sin luz ni teléfono, árboles caídos y casas destrozadas

undefined
photo_camera Uno de los coches destrozados en Ourense tras el paso de Hortensia (REZA).
En octubre de aquel año un ciclón provocó numerosas incidencias en toda la provincia y el resto de la comunidad

Estos días el paso de la borrasca Hortense pone en alerta a la provincia ourensana y el resto de la comunidad gallega, aunque fue otra "Hortensia" la que recuerdan muchos undefinedourensanos. El 4 de octubre de 1984 un ciclón entró con mucha virulencia en Galicia y provocó numerosas incidencias. Concellos sin luz o sin servicio telefónico durante horas, árboles caídos, carreteras cortadas, coches dañados e inundaciones en algunos municipios fueron algunas incidencias registradas en aquella jornada. Así lo recogía el Diario La Región del 6 de octubre, que resumía lo sucedido

El fuerte viento, en algunos puntos superior a los 150 km/h, o las intensas precipitaciones registradas dejaron sin luz diferentes núcleos de la provincia. Algunos puntos como Cruz Alta o Mende en el Concello de Ourense o pequeños pueblos de Verín, O Barco, Maceda, O Carballiño y Ribadavia estuvieron sin suministro eléctrico más de 24 horas. La línea telefónica también sufrió problemas, especialmente en núcleos de Cualedro, Beariz, A Merca o Avión. 

Las incidencias no se quedaron ahí. La borrasca Hortensia provocó problemas en al menos 16 carreteras de la provincia. Además, el número de árboles caídos fue bastante amplio y numerosos coches y viviendas resultaron dañados durante el paso del ciclón. A mayores de las inundaciones, este temporal también dañó seriamente la agricultura de la provincia. En La Región se indicaba una pérdida del 15% de la uva, el 10% del maíz, el 70% de la fruta y un 85% de la castaña. 

En Galicia

Hortensia también golpeó con fuerza en el resto de las provincias gallegas. El intenso viento y las lluvias torrenciales registradas ese día en la comunidad provocaron la caída de numerosos árboles, que causaron destrozos tanto en vehículos aparcados en la vía pública como en viviendas o negocios. También causó daños en la flota pesquera en los concellos de costa y bloqueó carreteras y cerró aeropuertos.