Ourense

Coronavirus en Ourense | La hostelería ourensana pliega velas reclamando un plan de rescate claro

Ourense

Coronavirus en Ourense | La hostelería ourensana pliega velas reclamando un plan de rescate claro

photo_camera Las terrazas, el único reducto de la hostelería. XESÚS FARIÑAS
División de opiniones entre las administraciones tras la propuesta de la Xunta de crear un fondo de recuperación conjunto

El sector hostelero vuelve a recibir un nuevo varapalo tras la entrada en vigor la pasada medianoche del nuevo paquete de medidas de la Xunta. Los afectados dejan claro, una vez más, que no son los culpables del incremento de las cifras de contagios y dejan de manifiesto el duro golpe que suponen las nuevas restricciones. "La situación es insostenible, cualquier día no podremos volver a abrir", asegura Miguel Pereira, del restaurante Con Ganas. 

Aunque la mayoría de locales continuarán abiertos con servicio a domicilio y con terrazas (aquellos que disponen de ella), no son optimistas. El presente más inmediato se presenta difícil, mientras las administraciones no se ponen de acuerdo con la fórmula más adecuada de las líneas de ayudas. Hosteleros y Xunta propusieron este miércoles, tras mantener una reunión sobre la situación, un fondo de cooperación conjunto para respaldar al sector, financiado por el Gobierno gallego, diputaciones y concellos. Pero por ahora, todavía no hay consenso.  

Opinión dividida

El presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, valora positivamente la medida y recuerda el esfuerzo del órgano provincial por frenar las consecuencias económicas de la pandemia. "Desde el principio decidimos ayudar directamente a todos los autónomos ourensanos, una cuestión recurrida en varias instancias por el PSOE", señala. Baltar también pone de manifiesto el "intenso trabajo" del Comité del día después, con representantes de asociaciones empresariales de la provincia.

Algunos alcaldes se muestran dispuestos a apoyar la propuesta del gobierno gallego, como el regidor de Ribadavia, César Fernández, que se muestra dispuesto a ayudar "sea con la fórmula que sea", también en colaboración con otras instituciones. También el alcalde de Carballiño, Francisco Fumega, se muestra "dispuesto a estudiar la propuesta". 

Ambos regidores reivindican que en sus concellos ya dedicaron partidas a ayudas directas. Para Fumega, que tiene previstas más para los próximos meses, "da igual gestionarlo desde el Concello o como una acción conjunta".

En otros concellos, no obstante, la respuesta no es tan entusiasta. El alcalde de O Barco, Alfredo García, considera que "no procede hacer valoraciones individuales", y pide un acuerdo a través de la Fegamp. Desde la federación aseguran que se han enterado de la propuesta por la prensa, lamentan la "pérdida de tiempo" y optan por esperar a tener "la letra pequeña". 

Otros tampoco ven con buenos ojos que el gobierno gallego haya tomado la iniciativa sin consultarles. Para el alcalde de Celanova, Antonio Puga, un fondo así "no debería darse a conocer de forma unilateral" y sin sondear si los municipios están dispuestos. Con todo, destaca que le parece "bien" cualquier ayuda "que garantice mayor eficacia y rapidez en su tramitación", ya que las ayudas directas de los concellos requieren autorización previa de la Xunta.

La alcaldesa de Allariz, Cristina Cid, pide responsabilidades a la Xunta y recuerda la difícil situación que atraviesan las casas consistoriales tras el impacto de la pandemia. "Tivemos xa un incremento de gastos para cubrir competencias que son da Xunta como, entre outros, os derivados dos protocolos en Educación Primaria", explica Cid. "Xa é un clásico que o Goberno galego delegue as súas competencias no resto", añade.