Ourense

La hostelería de Ourense celebra la vuelta y pide "cautela" a los clientes

Ourense

Lucha contra el coronavirus

La hostelería de Ourense celebra la vuelta y pide "cautela" a los clientes

Viandantes cruzan un paseo de peatones en la calle Juan XXIII de la ciudad (JOSÉ PAZ).
photo_camera Viandantes cruzan un paseo de peatones en la calle Juan XXIII de la ciudad (JOSÉ PAZ).
Sectores como el comercio y los hoteles también valoran en positivo el alivio de las medidas vigentes

El alivio de las restricciones de vida social y movilidad en la ciudad, Barbadás y Pereiro de Aguiar alegra a los sectores económicos, que miran con cierta esperanza el cierre de un año "muy difícil". La hostelería, principal afectada por las medidas, celebra la vuelta a la actividad después de cuatro semanas cerrados (en el caso del barrio de O Couto, desde septiembre), aunque pide cautela a la clientela. "Pedimos a súa colaboración, que siga o sentidiño, para que poidamos seguir abertos", apunta Tatiana González, vicepresidenta de la asociación Véxote nos Viños.

Los hosteleros hacen hincapié en el agravio del sector desde el inicio de la pandemia y no se olvidan de las ayudas anunciadas. "Es injusto que nos abran al 50% cuando tienes que seguir pagando el 100% de los impuestos, no han buscado un equilibrio en eso", reclama Álex Castro, de la Asociación de Hostalaría e Restauración Ourensá (Ahrou). Además, recuerdan la situación particular de Ourense. "Echamos de menos que esta resolución se hiciese un poquito antes, Ourense lleva más semanas cerrado con respecto a otras provincias", señala Miguel González, de Cociña Ourense, quien apunta la "falta" de apoyo del gobierno local de la ciudad, así como de la Federación Provincial de Hostelería de Ourense, "ausente" en las últimas semanas. 

Comercio

"Son muy buenas noticias porque por fin podremos recuperar el consumo, las ventas cayeron entre un 20 y un 30% cuando cerró la hostelería", señala Beatriz Gómez, presidenta de la Federación de Comercio de Ourense, que destaca la seguridad del comercio. Luis Rivera, presidente del Centro Comercial Aberto Ourense Centro, reconoce la alegría y pide prudencia: "Debemos salir con sentido común, para que no se eche a perder el esfuerzo y el sufrimiento que pasamos. Salgamos a tomar un café con nuestros amigos, y a mirar los escaparates también, pero con cuidado" .Los comerciantes de Barbadás también celebraron la apertura perimetral y de la hostelería en su ayuntamiento. Arturo Varela, presidente de la Asociación de Comercio de Barbadás espera que "se anime por fin el ambiente y se amplíe el horario comercial". Lamenta que "el cierre de la hostelería en Barbadás provocó una pérdida del 50% de las ventas".

Hoteleros

El sector hotelero ve como un paso positivo la apertura del perímetro en la ciudad, pero todavía no es suficiente para poder trabajar con ritmo. En el caso del Hotel Francisco II se encomiendan a los gallegos que no cuentan con restricciones de movilidad, la "esperanza" en este puente. Agradecen el poder atender dentro de cafetería, ya que muchos de sus clientes alojados por motivos de trabajo comían en sus habitaciones. Desde el Hotel Carrís Cardenal Quevedo, que está cerrando los fines de semana a causa de la falta de reservas, afirman que "si no abren otras ciudades, no tendremos mucho movimiento". Aseguran que la situación "sigue siendo complicada".

Xinzo y Ribadavia, con dudas acerca de las nuevas medidas para los bares

El presidente de los hosteleros de Xinzo, Alberto Rúa, celebró la posibilidad de poder "volver a traballar", aunque no se mostró demasiado conforme con la medida de tener que cerrar a las 17,00 horas, especialmente, pensando en la restauración. "Todo o que sexa abrir e volver a traballar, ter xente no local... Está ben. O que penso e que é un pouco surrealista ter que pechar ás 17,00 horas", opinó. También lamenta las restricciones de aforo para los negocios más pequeños. No obstante, se mostró esperanzado: "A terraza, aínda que sexa ao 50 por cento, se veñen días bos pois nos dará para ir tirando", opinó. 

Isabel Rodríguez, gerente de Establecementos Asociados do Ribeiro, que aglutina a 140 negocios, se refería al malestar que ha generado la limitación del horario a las 17,00 horas. El Concello de Ribadavia acaba de inaugurar el alumbrado navideño, por cuyo motivo "no es lógico que no se pueda tomar algo en un bar o cenar en un restaurante", apuntaba la gerente. No obstante, confía en que a partir del puente de la Constitución mejore la situación y se relajen las restricciones. César Fernández, alcalde de la villa, declaraba que "la decisión se toma en torno a criterios clínicos que abordan los expertos y por eso nos parece bien y así se lo trasladaremos a la ciudadanía para que se cumplan. Son criterios puramente clínicos y técnicos".