MANZANEDA

Hosteleros critican la escasa innivación sobre Manzaneda

Los cañones apenas se utilizaron durante la temporada invernal para paliar la falta de nevadas

Uno de los cañones de nieve de Manzaneda en octubre de 2018, antes de iniciarse las pruebas (MARTIÑO PINAL).
Uno de los cañones de nieve de Manzaneda en octubre de 2018, antes de iniciarse las pruebas (MARTIÑO PINAL).
Hosteleros critican la escasa innivación sobre Manzaneda

La hostelería de A Pobra de Trives apenas pudo disfrutar un fin de semana de nevadas este año. El sector coincide en señalar que el año fue "atípico", la disparidad de opiniones surge al valorar el uso de los 29 cañones de innivación artificial y la máquina de producción de nieve de la estación de montaña de Manzaneda. Mientras unos consideran que pudieron rentabilizarse más, otros estiman que las condiciones meteorológicas no lo permitieron.

En A Pobra de Trives, la propietaria del hotel-restaurante "As Maceiras" echó en falta la utilización de los cañones de innivación para fabricar nieve en la pista Seixo. "Hubo muchos momentos de temperaturas bajo cero, muchas noches con heladas. ¿Por qué no hicieron nieve en Seixo? Trabajamos muchas veces con un poco de nieve", dijo Asunción Fernández. Reconoció que la meteorología no acompañó, pero también recordó que el complejo invernal dispone de una máquina de producción de nieve que no necesita temperaturas bajo cero. "Tenemos una inversión millonaria que debemos hacer rentable", dijo, aludiendo a los más de 4,5 millones de euros empleados en el sistema de innivación. "Con ese dinero se hubieran realizado actuaciones importantes en la estación de montaña", añadió, antes de finalizar: "Esto se está muriendo".

En otro hotel-restaurante trivés, "La Viuda", su responsable, Anxo Fernández, culpa de la ausencia de nieve a las condiciones meteorológicas y a la inversión térmica, que permitió que el mercurio descendiese más en los termómetros de A Pobra de Trives que en los de la estación de montaña de Manzaneda.

Este hostelero de la zona afirmó que el restaurante que regenta no acusó tanto como las habitaciones del hotel el cierre de pistas del complejo invernal. "Nesta ponte, empezamos o venres e temos o restaurante cheo tódolos días", comentó, aunque reconoció que  "o pobo está vacío".


Un sistema que precisa registros bajo cero


El sistema de innivación artificial de la estación de montaña de Manzaneda consta de 29 cañones y una máquina de producción de nieve. Mientras los primeros precisan que la temperatura descienda de -2º o -3º, en función de la humedad, el segundo equipo puede funcionar con casi 18º positivos. El hecho de que el mercurio descendiese por debajo de cero grados, con mínimas de -6,14º, -8,81º o -5,06º en los meses de enero, febrero y marzo dio pie a las quejas dirigidas contra la dirección de la estación de montaña por no haber innivado alguna pista. Esos registros se dieron en un periodo en el que la media mensual de las temperaturas más bajas fueron -0,11º, -0,48º y -1,06º, marcas más elevadas que las de otros años en este periodo. La gerencia alegó al elevado coste del sistema para no ponerlo en marcha: "Si las condiciones no son óptimas es tirar el dinero".


Numerosas reservas fueron anuladas al permanecer cerradas las pistas


Los hosteleros de A Pobra de Trives no fueron los únicos perjudicados por la falta de nieve en la estación de montaña. La ausencia de unas precipitaciones que habían anunciado diferentes servicios meteorológicos provocó numerosas anulaciones de reservas de alojamientos, dejando muchos establecimientos prácticamente vacíos en las comarcas trivesa y de Caldelas.

En Manzaneda, José Álvarez, del hostal "O Pendón", comentó que muchas reservas fueron anuladas al no cumplirse las previsiones de nieve. "Notouse moito. Moitos déronse de baixa", dijo. Seguidamente, añadió que "estamos nun ano malísimo" y culpó a la meteorología del cierre de las pistas en la estación de montaña. "A neve, para a zona, é moi importante. É un plus", dijo.

En Cova (A Pobra de Trives) está "Casa Agenor". Su responsable, Ángel Rodríguez, se sumó a la preocupación por la falta de nieve en el complejo invernal. "É fundamental", dijo, para seguidamente matizar que este establecimiento también capta otro tipo de clientes. Este hostelero descartó "o factor humán" como culpable del cierre de las pistas y aprovechó la ocasión para quejarse de los accesos a la estación invernal.

En Castro Caldelas, Milagros González, de la casa rural-posada "Vicente Risco" coincidió en que muchos clientes "anularon as reservas". Afirmó que el tiempo no ayudó y se quejó de que la temporada fue "mala".