Ourense

La huelga pone en jaque la boda

Ourense

LA JUSTICIA EN PIE DE GUERRA

La huelga pone en jaque la boda

Usuarios del Registro Civil en Ourense atentos a la pantalla que les avisa del turno.
photo_cameraUsuarios del Registro Civil en Ourense atentos a la pantalla que les avisa del turno.

Hay personas que ya han acudido al Registro Civil hasta en cuatro ocasiones por un documento. Pero también hay quien desespera por una partida de nacimiento para casarse: "É unha putada moi grande". 

El Registro Civil es el servicio más "tocado" por la huelga de la Xustiza por la repercusión directa en el ciudadano de a pie. En algún que otro momento todo aquel que se precie de existir pasará por esas dependencias públicas porque es el estado civil de las persona lo que determina su capacidad para ejercer derechos y contraer obligaciones.

Desde que comenzó el paro, una sola funcionaria, en servicios mínimos, atiende el mostrador pero solo de nueve a dos de la tarde. Hasta 200 personas al día de media (ayer se retiraron 202 números) pasan por el sótano del edificio judicial de O Couto. Las esperas, en algún momento, llegan a desesperar. "Llegué a las doce de la mañana, son las 13,35 horas y aún me quedan cuatro personas por delante", aseguraba ayer Estrella Fernández Iglesias, una jubilada "muy delicada de salud", según se autodefine. Tras casi dos horas de paciencia tendrá que añadir unos días de resignación: debe volver dentro de unas semanas porque la fe de vida que precisa para seguir cobrando una pequeña pensión de Suiza no reviste urgencia. Tiene de plazo hasta el 13 de junio y no se le tramitará el documento hasta que el tiempo apremie.


Al Registro Civil no solo llegan historias de pensiones y descuentos en el recibo de la luz


Desde que comenzó la huelga indefinida el 7 de febrero, la tramitación del documento estrella, la fe de vida, exige más de una visita, de ahí las colas que se registran de continuo. En el caso de Carmen, fueron cuatro veces (la última será hoy cuando recoja el papel). Precisa ese certificado para una mujer que vive sola y es beneficiaria del bono social de Gas Natural Fenosa. "Acudí la primera vez a mediado de febrero y después otras dos veces más porque esa persona me estaba encima y me lo recordaba cada poco tiempo, pero no me lo dieron hasta que estimaron que era urgente porque el plazo se agotaba", relata, para destacar el hecho de que cada visita al edificio judicial le supuso "hora y media". En total, más de cuatro horas para un papel.

Al Registro Civil no solo llegan historias de pensiones y descuentos en el recibo de la luz. También hay a quienes se le complica uno de los momentos claves en la vida, la boda. Beatriz Dobaño, una joven ourensana de 29 años, se casa el 8 de agosto. Hasta ayer mismo pensaba que ya tenía arreglado lo más complicado: el restaurante, lista de invitados (un centenar), invitaciones repartidas y el vestido. Pero hete que le falta la partida de nacimiento que le exige el sacerdote mallorquín para el curso prematrimonial. Ayer se fue sin ella porque no se tramitan dentro de los servicios mínimos y la única opción que le ofrecen es un certificado compulsado del libro de familia. "Marcho para Mallorca a próxima semana para traballar na hostalaría e non regreso ata días antes da voda, e non sei se ao cura lle servirá o libro de familia para os cursos", explica. Entiende las reivindicaciones de los funcionarios pero cree que las consecuencias de la huelga son "unha putada moi grande se prexudica aos cidadáns alleos ao conflito".

"Llegué a las doce, son las 13,35 horas y aún me quedan cuatro personas"

En el partido judicial de Ourense, más de 200 familias están esperando por un certificado de defunción, ya que desde que se inició la huelga solo se expiden licencias de enterramiento. El documento que acredita el fallecimiento de una persona es imprescindible para poder cerrar un proceso ya de por sí doloroso. Según un funerario consultado ayer, estos certificados se precisan para tramitar gestiones como las pensiones de viudedad (el plazo es de tres meses), últimas voluntades o el impuesto de sucesiones.

Asimismo, 90 nacimientos están pendientes de inscripción (solo se facilita el libro de familia); 10 audiencias reservadas pendientes (para matrimonios con extranjeros; 15 matrimonios pendientes de inscripción y 18 en espera para poder iniciar el expediente.