Ourense

Los ilustradores ourensanos se atreven con el reto Inktober, la maratón del dibujo

Ourense

Ilustración

Los ilustradores ourensanos se atreven con el reto Inktober, la maratón del dibujo

Una brujita dibujada por la ourensana MeliMolita para el reto Inktober. (Foto: Instagram)
photo_cameraUna brujita dibujada por la ourensana MeliMolita para el reto Inktober. (Foto: Instagram)

¿El objetivo de este desafío? Completar 31 dibujos en 31 días

Artistas de todo el mundo viven el mes de octubre como un pequeño terremoto. Ilustradores, pintores o diseñadores ponen sus plumillas y tabletas gráficas en acción y se lanzan al reto Inktober. Juego de palabras entre ink y october, este "octubre de tinta" surgió hace once años y se ha consolidado ya como un macroevento que atrae a miles de artistas. ¿El objetivo? Completar 31 dibujos a tinta en 31 días.

“Han sido unos meses durillos, y necesitaba dibujar algo para mí, más personal: por eso me he sumado al reto este año”. Habla el ilustrador ourensano Jorge Campos, uno de la docena larga de creadores locales que se han apuntado a completar el Inktober. En su caso, ha optado por contar una historia por entregas en la que un niño -”un buen chico, pero algo cabroncete”- trepa una montaña. “Unirte al Inktober te da la motivación para terminar el proyecto”, asegura Campos.

El reto nació en 2009, cuando el dibujante estadounidense Jake Parker se desafió a sí mismo a dibujar diariamente durante el mes de octubre y subió el resultado a sus redes sociales. El Inktober fue creciendo y ganando adeptos hasta que el año pasado se envolvió en polémica: Parker registró el nombre como marca comercial, y varios artistas denunciaron que habían recibido reclamaciones por haber vendido las obras realizadas durante el reto. 

Fruto de esta polémica, en esta edición de 2020 se ha producido una brecha entre quienes se han desmarcado del reto y quienes han hecho la vista gorda o no creen que sea para tanto. “Prefiero hacer algo y equivocarme que dejar de hacer las cosas por ponerme trabas a mí mismo”, se justifica Campos, que opta por la etiqueta #inktober.

No está solo en la decisión: otros creadores locales como Andrea Novelle, Leticia Priegue o Lucía GoBart también se han decantado por seguir la lista “oficial” de ideas, que incluye temáticas diarias como “cuchilla”, “cohete” o “flotar”. 

inktober ourense 2

" Amethyst spider", de Andrea Novelle | "Duna", de Leticia Priegue | "Bulky", de Lucía GoBart

Versiones alternativas

Otra opción es desmarcarse de la marca registrada y asumir el espíritu del reto. De hecho, son muchas las ideas alternativas que circulan por la red, con un mismo mínimo común denominador: fomentar la creatividad y la constancia, con una obra diaria.

En este sentido, algunas tendencias a las que se han sumado artistas ourensanos son el #fremtober -la propuesta de la ilustradora argentina Miss Frem, a la que se adhiere Paula Pequena- o el #OCtober que sigue LeiaVaslisk y en el que comparte sus propios personajes de estilo manga.

Created with GIMP

"Hechizo", de Paula Pequena | "Yûko", de LeiaVasilisk

Otras veces son ideas más disparatadas, como la divertida lista de "31 cosas que me hacen más feliz que una taza que ponga 'La felicidad se escribe con una gran sonrisa'", de Laura Pato, aka Le Petit Patito. También muy personal es la versión del reto de Christian Conch, que dedica su Inktober a ilustrar canciones, desde el "Ondiñas veñen" hasta David Bowie.

inktober ourense 4

Día 10, de Le Petit Patito | "Like a rocketman", de Christian Conch

La ilustradora valdeorresa Eva Piay también opta por una lista alternativa -en su caso, la propuesta por Faustine Tarmasz-, aunque en su caso el motivo es más pedestre: “¡Esta lista permitíame descansar as fins de semana!”, celebra. Piay, que está ilustrando una evocadora secuencia en blanco y negro, subraya que está enfocando el reto “como un xogo”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Dia 15 exploradora ⚔️ #tarmaszinktober2020 #inktober2020 #inktober

Una publicación compartida de eva piay (@eva.piay) el

Tomándolo con calma

Otras creadoras ourensanas van más allá y optan por tomárselo con calma, sin la presión del dibujo diario, pero disfrutando del placer de ilustrar. MeliMolita, por ejemplo, colorea brujillas juguetonas, mientras que Nireu realizó algunos dibujos por adelantado.

“Realmente, o Inktober é algo que feixes para ti -concluye Piay-, é unha oportunidade para practicar e para entrar en contacto con outros ilustradores”. En este artículo no están todos los que son, desde luego, ya que esta es una fiesta del dibujo todavía en marcha y para la que no hace falta pagar entrada: únicamente es necesario tener un papel, algo de tinta y muchas ganas de disfrutar y compartir.