Ourense

Los incendios de Cualedro y Monterrei podrían haberle costado la vida a 5.000 animales

Ourense

Los incendios de Cualedro y Monterrei podrían haberle costado la vida a 5.000 animales

La asociación animalista Libera ha realizado un cálculo "muy conservador" al estimar unos "cinco animales por hectárea"

La asociación animalista Libera ha estimado que al menos unos 5.000 animales silvestres podrían haber fallecido en los incendios forestales registrados en la última semana en los municipios ourensanos de Cualedro y Monterrei, que afectaron a una superficie de más de 1.700 hectáreas, según el balance provisional de la Consellería del Medio Rural.

Así lo indica este colectivo en un comunicado remitido a los medios, en el que sostiene que esta cifra responde a un cálculo “muy conservador” al estimar "menos de cinco animales por cada hectárea" arrasada por el fuego.

En la nota, este colectivo ha lamentado “el coste” que han supuesto estos incendios para el sector agro-ganadero en cultivos y sus explotaciones que han quedado seriamente “dañadas o directamente arrasadas por las llamas” y también para los animales silvestres.

Para ello, ha tomado como referencia las investigaciones realizadas a principios de año en Australia y su terrible ola de incendios, en lo que respecta a la pérdida de hábitat, uno “de los condicionantes negativos para la fauna que sobrevive a las llamas” ya que “muchos de estos animales acaban muriendo tratando de desplazarse a otros entornos, siendo atropellados en carreteras, o tiroteados por cazadores”.

Para evitar esta situación, esta asociación ha instado a la Xunta de Galicia a que desarrolle planes “de revitalización animal” en los entornos quemados al objeto de “favorecer la vuelta de la biodiversidad en espacios que han sufrido los fuegos intencionados”.

Esto pasaría por “prohibir actividades humanas durante mayores espacios de tiempo” y una mayor apuesta por la prevención “respetando las recomendaciones y denunciando cualquier sospecha” de actividad incendiaria intencionada.

Además, han reclamado “una mayor implicación” de las autoridades para “evitar” que microplásticos y otros elementos que pueden ser “potencialmente aceleradores” de las llamas no acaben en entornos naturales.