La Región

VENDIMIA

Incertidumbre en las denominaciones ourensanas debido a la escasez de vendimiadores

Valdeorras y Ribeira Sacra padecen especialmente una problemática que se podría repetir en la recogida de este año

Estadon de un viñedo de la comarca de Valdeorras, el pasado jueves (MARTIÑO PINAL).
Estadon de un viñedo de la comarca de Valdeorras, el pasado jueves (MARTIÑO PINAL).
Incertidumbre en las denominaciones ourensanas debido a la escasez de vendimiadores

Las bodegas de la Ribeira Sacra y Valdeorras miran con incertidumbre la siguiente vendimia. A pesar de que es previsible que la cosecha supere a la del año pasado gracias a las condiciones climatológicas, existe temor entre los bodegueros a que se agudice la falta de vendimiadores que se dio la pasada campaña.

La falta de temporeros sufrida en el 2018 se manifestó en la comarca de Valdeorras, cuando la Asociación Empresarial de Valdeorras recibió de las bodegas unas 60 ofertas de empleo que no fueron cubiertas totalmente. De hecho, este año ya se puede encontrar algún anuncio en su servicio de empleo, algo inusual en otras campañas. Araceli Fernández, gerente de Godeval y presidenta del colectivo, comenta que "cada vez encuentras menos gente".

Lo cierto es que no solo en la comarca valdeorresa se hace notar la falta de solicitudes de empleo; en las vecinas denominaciones de origen de Bierzo y Ribeira Sacra también surge esta problemática. Aun así, Fernández comenta que aquí aún no ha adquirido la dimensión que tiene en otros lugares: "En las zonas de Francia u otros sitios tienen que traer gente incluso de otros países".

Respecto a esta campaña, el presidente del Consello Regulador de la D. O. Valdeorras, José Luis García Pando, se muestra conservador: "De momento é imposible". Aún así, afirma que "tememos que seguramente nos poida faltar".

Uno de los factores que influyen en la falta de vendimiadores es el inicio de la campaña. "Depende de cando empece a vendima", afirmó Pando. Los estudiantes, que empiezan el curso en septiembre, ven en la vendimia un atractivo para sumar ingresos. Es por ello por lo que un retraso los desanimaría a participar en la recogida de uva, con el curso ya en marcha.

En esto también se detuvo su homónimo del Consello Regulador de la D. O. Ribeira Sacra, José Manuel Rodríguez. Un inicio tardío de la vendimia, como sucedió el año pasado, afectaría a la cantidad de interesados en recoger la uva en los bancales.


Papeleo


Aún así, José Manuel Rodríguez no solo señaló esto como causa de la falta de vendimiadores. También se refirió a las dificultades burocráticas que entraña contratarlos: "Necesitas un montón de papeleos, de xestorías". Según sus declaraciones, esto dañaría especialmente a los pequeños y medianos productores, que se tendrían que ver inmersos en farragosos trámites. Comentó además que las propias ofertas son poco atractivas para los trabajadores: "Isto é un traballo eventual". 

En la Denominación de Origen Monterrei las bodegas ya han empezado con el proceso selectivo de vendimiadores. En este sentido, la presidenta del Consello Regulador, Lara Da Silva, reconoció que "es cierto que cada año nos encontramos con más problemas para contratar. Es una cuestión que ya se ha trasladado a la administración para que pueda hacer algo. Es complicado porque estamos hablando de trabajos estacionales". No obstante, añadió que siempre se acaba "controlando la situación", ya que "viene gente habitual".

Donde no han padecido esta problemática hasta el momento ha sido en la D. O. Ribeiro. Allí, lo habitual es que el número de trabajadores que se ofrecen a participar en la recolección de la uva supere las necesidades de los productores.


La cosecha crecerá, previsiblemente


Las previsiones sobre la cantidad de uva que será vendimiada en Valdeorras bailan en la incertidumbre, pero la sensación general es que  probablemente aumentará. Araceli Fernández, gerente de la bodega Godeval y presidenta de AEVA (Asociación Empresarial de Valdeorras), se mostró dubitativa: "Hasta que no están las uvas en la bodega tienes el riesgo de que venga alguna tormenta". Aún así, y a pesar de todo, la cosecha de este año se muestra como una oportunidad para repuntar después de tres malos años en los que, según comentaba la empresaria, si la cosecha se libraba del granizo o de las tormentas, sufría plagas. De hecho, el mildiu, una enfermedad de la vid causada por un hongo, castigó las viñas de Valdeorras el año pasado. Araceli Fernández comenta, sin embargo, que la vendimia de este año se presenta bastante favorable. La razón es que las lluvias moderadas que se sucedieron este verano beneficiaron a las cepas de la comarca. También se pronunció al respecto José Luis García Pando, presidente del Consello Regulador de la Denominación de Origen Valdeorras, quien dijo que es probable que la cosecha "aumente un pouco". Según dijo, el año pasado se recolectaron 4.700 toneladas de uva en las viñas de la comarca.



Monterrei - "Esperamos una buena producción"


Sobre la producción que se espera este año en la Denominación de Origen Monterrei, su presidenta, Lara Da Silva, apuntó que "es pronto para hablar de cantidades, pero esperamos una buena producción debido a que el estado fitosanitario es excelente, tal y como me comentan desde el Órgano de Control de la DO. Por otro lado, la maduración dependerá de otros muchos factores como los climáticos y de situación, por lo que de momento seremos cautos a la hora de dar una cifra aproximada en este sentido". 

Sí recordó, Da Silva, lo conseguido en la campaña anterior. El año pasado se logró un dato histórico: una recolecta de 5.600.000 kilos, con una calidad excelente. 

El récord se había quedado en la temporada de vendimia de 2015, cuando se recogieron 4.730.522 kilos, cifra que en 2018 se superó en casi un millón. 

"Las temperaturas suaves que estamos teniendo favorecen una maduración lenta", añadió Da Silva, lo que va a permitir, previsiblemente, "unos vinos más equilibrados". 

La vendimia comenzará en Monterrei a partir de la segunda quincena de septiembre, según las previsiones de los técnicos del Consello Regulador de la Denominación. 

Durante este fin de semana será posible, además probar las cosechas de las bodegas de la zona en la Feria del Vino.


Ribeiro - "Máis quilos cá nos últimos dous anos"


Las condiciones meteorólogicas han sido favorables hasta el momento para una buena calidad fitosanitaria de las uvas en la Denominación de Origen Ribeiro, al ser detectados mínimos problemas durante el periodo de la floración de las vides y por la ausencia de heladas durante las épocas invernal y primaveral. Por ello, las perspectivas son bastante buenas para la próxima vendimia, "sempre que non apareza un fenómeno meteoróxico adverso, como unha treboada con saraiba", advierte el presidente del Consello Regulador, Juan Manuel Casares.

Así, las previsiones de los técnicos de la Denominación de Origen apuntan a que la cantidad de uva  que se recoja este año supere a la de campañas anteriores. "Agardamos que haxa unha maior cantidade de quilos cá nestes últimos dous anos", afirma Juan Manuel Casares. Unos años, 2018 y 2017, en los cuales se registraron fuertes caídas en la producción, con 9 millones  y 9,5 millones de kilos, respectivamente, cantidades inferiores a los 11,6 millones de kilos de 2016, para una media de 12 millones en los últimos seis años.

Pero todavía es pronto, en estas fechas de agosto, para "pronosticar unha cantidade para a vindeira vendima", apunta el presidente del Consello Regulador, y tampoco adelantar un calendario para el inicio de la misma, "xa que todo dependerá da evolución das vides e da climatoloxía", concluye. 


Ribeira Sacra - “El tiempo está ayudando este año"


En la Denominación de Origen Ribeira Sacra se muestran muy optimistas con respecto a lo que pueden ser los resultados de la vendimia de este año, aunque, como el resto de denominaciones de la provincia, se muestran cautos, ante posibles fenómenos climatológicos que puedan torcer esta situación favorable.

Todos recuerdan la granizada que en pleno mes de agosto -en torno al 15 de ese mes- se registró en el 2015, que aunque afectó de forma puntual, mermó una producción que se prometía excelente en cuanto a cantidad. Aún así, tanto ese año como los siguientes, la vendimia se mantuvo en torno a la media de los seis millones de kilos de uva. En la de 2018 se llegó a los 6.172.000 kilos de uva y en el presente ejercicio "esperamos superar esa cifra y llegar a los siete millones de kilos; el tiempo está ayudando este año", subraya el presidente del Consello Regulador, José Manuel Rodríguez. Añade que esta previsión se debe también a que la Denominación va creciendo de año en año". En cuanto a los factores que están ayudando a este desarrollo óptimo de los racimos, Rodríguez apunta sobre todo a "una climatología que ha impedido la posible aparición de hongos o problemas fitosanitarios esta primavera". Esto ha permitido que "todas las variedades tengan un buen comportamiento", señala. Así las cosas, en la primera semana de septiembre dará comienzo una vendimia que se prolongará hasta el mes de octubre.