Ourense

Intentó atracar un comercio en Ourense y después fue a sellar el paro

Ourense

Suceso

Intentó atracar un comercio en Ourense y después fue a sellar el paro

La fachada de la oficina del Servicio Público de Empleo, a la que acudió el detenido.  (FOTO: ÓSCAR PINAL)
photo_camera La fachada de la oficina del Servicio Público de Empleo, a la que acudió el detenido. (FOTO: ÓSCAR PINAL)
Fue grabado por las cámaras de vigilancia, en las que lo reconoció la empleada de la tienda de congelados

El asaltante de la tienda de congelados Hiperxel de la rúa San Rosendo estuvo momentos después en la oficina del Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE). Se trata de un vecino de León, Rubén G.F., de 43 años, que tras el asalto, registrado a las 12,00 horas del martes,se fue a la citada oficina de empleo a realizar gestiones, entre ellas, sellar los papeles del paro. Estas oficinas están en al avenida de Marín, a escasa distancia del negocio asaltado.

La Policía Nacional lo identificó durante el operativo establecido en el barrio de A Ponte a causa del asalto. Los agentes procedieron a su detención al comprobar que tenía vigente una reclamación por parte de un juzgado de Lugo.  Rubén G.F. negó, en el momento que los agentes le colocaban las esposas, haber intentado atracar la tienda de congelados, pero su coartada la desmontaron la trabajadora y dos clientes que había en el local después de que los agentes de los policías de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta analizaran las grabaciones de las cámaras de seguridad de la oficina de empleo. Los testigos lo reconocieron como el autor del robo, en el transcurso del que intimidó a la trabajadora con un cuchillo de grandes dimensiones, tras abordarla por la espalda. El presunto delincuente le colocó el arma blanca en un costado y, tras arrinconarla en varias ocasiones, con una mano se hacía con el dinero de la caja. La empleada le tiró hasta en tres ocasiones el lector del código de barras, lo que provocó que el dinero cayera al suelo. Finalmente, el asaltante desistió y se dio a la fuga sin llevarse botín alguno, ante lo que le atribuyen un intento de robo con intimidación. El detenido entró en el negocio ocultando el rostro con una mascarilla y gafas de sol. Ayer, tras prestar declaración en el juzgado de guardia, quedó en libertad, aunque en calidad de investigado.