La Región

ARTE ET ALIA

Juegos hiperrealistas y pintura contra la vorágine de la guerra

Bodegón 1, de Miguel Piñeiro; y Suleimán y Salúa, libro ilustrado, y Esperanza (Amal), en la pared.
Bodegón 1, de Miguel Piñeiro; y Suleimán y Salúa, libro ilustrado, y Esperanza (Amal), en la pared.
Juegos hiperrealistas y pintura contra la vorágine de la guerra

Construye vistosas naturalezas muertas Miguel Piñeiro (1976), ficciones compositivas con objetos cotidianos al servicio de su técnica precisa y truculenta, de negros fondos y brillos en el vidrio, para el disfrute autocomplaciente. Se pueden contemplar en el Espacio de Arte RV, al fondo de la tienda de ropa de Roberto Mariño. Son ocho pinturas, dos de las cuales ha mostrado en 2015 en la sala Visol, en la calle de arriba… Era entonces como pez en el agua y ahora Still Life, expresión inglesa para los bodegones, acrílicos y óleos sobre tabla, en los que reproduce la obra kitsch, con las escultóricas flores-globo de Koons, artista-empresario cuya esencia es la imitación, plagio por otro nombre. La Velvet Underground de los años setenta con Lou Reed, John Cale y Nico, cuyo mánager fue Andy Warhol, diseñador del icónico plátano. Pop y neo-Pop, todas muy vintage... Con ellas, la botella de licor café que produce la empresa vinícola del mecenas de Verín, y "Uno", la más personal del artista de Vilagarcía de Arousa, dedicada a su reciente hijo. En su juego de trompe-l-oeil como artificio para engañar, trampantojos para conmovernos desde el extraordinario oficio alcanzado en la primera madurez de su juventud.


Contra la guerra en Siria


El grabador Ali Ali (Ali Suliman Ali Sultan, 1974), de Al-Hasakah, en la Mesopotamia de Siria, expone en Ourense. Asentado en Coruña desde 2003, donde mostró estas obras hace un par de años, un tour de force contra de la guerra en su país, y tierra. A un lado en de la sala del Centro Cultural de la Diputación coloca calcografías y litografías realizadas entre 1997-2003, expresión plástica en la que se especializó hasta 1998, en la Universidad de Damasco. Al otro, cuadros, disposición que centra en la pared principal Amina, su madre, fotografía y collage. En la vorágine de la guerra, mueren sus padres, parientes próximos, amigos queridos… Acciones bélicas en clave ideológica de denuncia, desde la brutalidad extrema en ‘Oil’, cabeza decapitada sobre un barril petrolífero, tras la pérdida del equilibrio en el que convivían kurdos, drusos, cristianos y judíos con musulmanes, caldeos, asirios y armenios, en su tierra-vergel, con lagos, en el Éufrates. Su crecimiento como artista desde los grabados-fuente, se expresa en cuadros-instalaciones, en los que mantiene claves simbólicas, con los tanques avanzando hacia la devastación de la alfombra, y el carrusel en medio; o Eclipse de oriente, con la figura de un Cristo con cuatro clavos que detiene la destrucción de otra alfombra. El sepulcro, es un sentido vídeo-manifiesto del artista realizado por Anxo Rey y Lestonnac Ibañez, con un conocido tema musical de Yann Tiersen, con el que quiere conmover. Lo hizo con Chisco Fernández Naval, narrador y poeta ourensano, quien escribió desde su inspiración Suleimán y Salúa, libro gigante en exposición, y también con Manuel Rivas, impactado por los tatuajes de su madre, temática en la que inicialmente se especializó Ali Ali. Al salir, en las rampas de la escalera a la imperial, están ‘Emigrar’ y ‘Ciudad imaginaria’... No digas que encontré la verdad: Di que encontré algo de verdad (Jibraan)