Ourense

A juicio el dueño de un taller por simular un siniestro de tráfico

Ourense

TRIBUNALES

A juicio el dueño de un taller por simular un siniestro de tráfico

Los inculpados, juzgados este jueves en el Penal 2, aseguran que el siniestro fue real -no simulado- y que el dueño del coche estaba al tanto de la reclamación a la compañía. 

El fiscal acusó este jueves al dueño de un taller multimarca de coches situado en el Polígono Barreiros de simular un accidente de tráfico para estafar a la compañía Linea Directa Aseguradora y de esta forma  acallar la reclamación del dueño de un vehículo que no quedó satisfecho con la reparación y que nada sabía del supuesto parte fraudulento. Para ello, según la acusación pública, Manuel P.D. se valió de la colaboración de Víctor G.C., aunque ambos inculpados lo niegan.


Colisión por alcance


El punto de partida de este procedimiento fue la queja del propietario de un Peugeot asegurado en Línea Directa y que sufrió una colisión por alcance a finales de 2012. No le gustó la reparación de la parte trasera de su coche que asumió el negocio de Manuel y así se lo hizo saber de forma insistente.

La acusación pública aduce que el dueño del taller, para forzar otra reparación, "planeó simular un accidente de iguales características a las del año anterior, con la intervención del otro acusado". Presuntamente rellenaron un parte amistoso haciendo constar un choque por alcance y el dueño del taller multimarca, dice el fiscal, simuló la firma del propietario del Peugeot y se hizo pasar por él para llamar a la aseguradora y reclamarle 3.280 euros en concepto de reparación. Esta última la realizó otro taller de San Cibrao das Viñas, que no cobró el dinero al haber realizado la compañía la pertinente investigación sobre el accidente.

Los inculpados, juzgados este jueves en el Penal 2, aseguran que el siniestro fue real -no simulado- y que el dueño del coche estaba al tanto de la reclamación a la compañía. 

El ministerio fiscal reclamó  una condena de dos años de prisión y multa de nueve meses a razón de 10 euros al día, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago, por los delitos de falsedad en documento mercantil en concurso con un delito de estafa. En el caso de Manuel, se le aplica la agravante de reincidencia.