TRIBUNALES

A juicio el vecino de Vigo que provocó un fuego en Os Blancos en plena oleada incendiaria

La fiscal pide cinco años y medio de cárcel y él alega que fue un descuido

Miguel Ángel M.N., el día en que pasó a disposición judicial.
Miguel Ángel M.N., el día en que pasó a disposición judicial.
A juicio el vecino de Vigo que provocó un fuego en Os Blancos en plena oleada incendiaria

La Audiencia de Ourense cerrará el mes de marzo con el juicio que sienta en el banquillo al vecino de Vigo Miguel Ángel M.N., de 57 años, por el fuego forestal que provocó en Os Blancos el 15 de octubre de 2017, coincidiendo con la oleada incendiaria que afectó a toda Galicia y que provocó una gran alarma social (ardieron más de 49.000 hectáreas en toda la comunidad).

La fiscal especialista en Medio Ambiente pide para él una pena de cinco años y medio de prisión al entender que el fuego supuso "un grave peligro para la vida de las personas dada la proximidad a los núcleos de población, estando las viviendas a unos 300 metros del inicio y una granja de pollos con actividad a unos 250 metros".


El fuego tuvo lugar en el paraje de Barrucadas, en Soutelo de Ribeira, en una finca propiedad de la esposa de inculpado


Según declaró en el juzgado el propio investigado, quien milita en un movimiento ecologista, estaba asando unos chorizos y las llamas se descontrolaron debido a un descuido, sin ser consciente del peligro.

Ese día hacía mucho calor (27,6 grados), soplaba viento (velocidad de 26,39 kilómetros por hora con ráfagas d 18,22) y con una humedad relativa de 28. El Índice de Riesgo Diario de Incendios (IRIDI) era extremo, tal como recuerda la acusación pública.

Las condiciones meteorológicas favorables provocaron que las llamas se propagaran , afectando a 1,20 hectáreas (una de ellas de arbolado). Los gastos de extinción y los daños provocados fueron valorados en 947 euros.

La detención del acusado se produjo a los pocos días y, tras prestar declaración judicial, ingresó en prisión provisional. Fue excarcelado en noviembre de 2017 por decisión de la propia Audiencia tras pagar una fianza de 2.500 euros.

A su salida, en una entrevista radiofónica a una emisora vinculada a Adega expresó  sin indignación por la detención "con nocturnidad" así como el trato recibido, ya que tuvo que ser asistido en varios centros médicos por problemas de salud relacionados con el corazón. En esas declaraciones, aseguró que nunca fue consciente del peligro que podía suponer a la hora de encender "un pequeño fuego".