EN OURENSE

La Plaza no daba abasto

La Semana Santa es tiempo de hacer caja en la Plaza de Abastos de Ourense. Los visitantes buscan en este mercado productos de calidad, que aquí encuentran a mucho mejor precio que en sus lugares de origen.

La Plaza no daba abasto

El Mercado de Abastos registró estos días de Semana Santa un trasiego constante de gente, mucha de ella de fuera, "persoas que son naturais de Ourense, regresan por estas datas á cidade, porque traballan fóra, e aproveitan para levarse produtos de aquí. E tamén están os que veñen de fóra; acaba de saír un grupo de xaponeses fai escasos minutos", explicó ayer Isabel Pérez, responsable de Dinamización de la Plaza de Abastos.

Denis Danielo, de Bulgaria, está comprando artículos delicatessen en uno de los establecimientos de la Plaza. "Vinimos a Galicia esta Semana Santa y ayer llegamos a Ourense; ahora vamos a comprar aquí porque sabemos que los productos son bastante buenos, llevaremos unos vinos y unas conservas, que también están muy bien".

"Non sorprende xa que o lugar onde acudan tódolos turistas en primeiro lugar sexa a Plaza de Abastos porque noutros lugares é así; a xente valora os nosos productos, os nosos viños, esa venta de proximidade... e os prezos. Calquera que viva nunha gran cidade ten acceso aos nosos productos, pero aquí pode collelos onde se producen", señala Pérez.

Productos como los quesos artesanos. "Nos piden, sobre todo, queso de Arzúa, por el nombre, y también los quesos de aquí, de la zona, quieren que sea cremosito pero aconsejamos que vaya un poco curado si tienen que recorrer muchos kilómetros", explica Rubén Rodríguez, de Quesos Ángel. 

También los pescados y mariscos son otro de los "alimentos" de deseo de los turistas durante estos días para llevarse un sabroso recuerdo a su lugar de origen. "Suele ser gente de Madrid, Barcelona, del País Vasco... y que les gusta llevarse algo de marisco de la Ría, como un centollo o unas almejas, pero también pescados, como alguna merluza, aunque lo de la Vigilia ya no se sigue tanto como antes", señala José Ricardo López, de Pescadería Carmiña.

"Es evidente que estos días de Semana Santa hemos tenido mucho tirón, tanto a nivel de encargos de los establecimientos de hostelería como de los turistas que se acercan al Mercado", apunta Alberto González, gerente de la Plaza de Abastos.

Los industriales abrieron tanto el Jueves Santo, "que lo hacemos tradicionalmente por la Vigilia, como el sábado, y desde luego se ha notado más gente que el año pasado comprando en el mercado; aunque es la tónica general desde que nos trasladamos a esta nueva ubicación de la Alameda", subraya González.

"Aquí encuentran producto de calidad y a muy buen precio, lo que en Madrid les pueden cobrar 20 euros, aquí lo tienen por la mitad", señala Rubén Rodríguez.

Isabel Pérez espera que la reactivación turística vaya a más con la "declaración de la Ribeira Sacra como aspirante a Patrimonio da Humanidade".