La Región

UNIVERSIDAD

“LIA2", un laboratorio para 
los informáticos del Campus

El equipo de Arno Formella hace innovación con empresas ourensanas como Sumicor y Grupo Cuevas

Miembros del Laboratorio de informática aplicada de la Escuela Superior de Ingeniería Informática del Campus.
Miembros del Laboratorio de informática aplicada de la Escuela Superior de Ingeniería Informática del Campus.
“LIA2", un laboratorio para 
los informáticos del Campus

"LIA 2", el Laboratorio de informática aplicada de la Escola Superior de Enxeñaría Informática del Campus de Ourense, ofrece a los alumnos la oportunidad de poner en práctica sus conocimientos adquiridos a lo largo de la carrera. "Tenemos una gran afluencia de estudiantes de los últimos años de grado o que vienen a desarrollar su trabajo fin de máster", explicó Arno Formella, profesor que dirige el equipo de investigación y director de la Escola Escola de Enseñaría Aeroespacial e do Espazo. Desde su puesta en funcionamiento, en el año 2000, han desarrollado un total de 70 proyectos financiados en distintos ámbitos, lo que les convierte en un equipo transversal.

Uno de los últimos contratos que han formalizado fue con Sumicor (Suministros Coren). "Estudiamos cómo influían los consumos eléctricos y las causas ambientales con el fin de intentar minimizar costes sin menospreciar el bienestar en aves y terneros", explicó Juan Francisco Gálvez, el profesor que lideró el proyecto. En este sentido, Gálvez destaca que en la provincia sí hay empresas que apuestan por la innovación y llama a que cuenten con la Universidade de Vigo para recibir su apoyo y colaboración.

Otro de los proyectos en los que han participado fue para el Grupo Cuevas desarrollando un sistema de planificación de ventas para agentes comerciales. El objetivo era optimizar las rutas para el control de flotas de distribución. Tras el ensayo realizado comprobaron que se podría ahorrar hasta un 20 por ciento de gasolina en los desplazamientos siguiendo la ruta diseñada. Además, al tener los datos almacenados informáticamente, se puede modificar la ruta añadiendo nuevos clientes y ayudando así en la planificación del trabajo de los comerciales.

En cuanto a las ventajas, los alumnos que están contratados, además de estar haciendo un trabajo real, reciben un salario. "Esto es muy importante porque ellos ven que el esfuerzo que dedican tiene al final su fruto", destacó Gálvez. Además, afirma que los investigadores que participan no cobran, "dedicando el 100 por cien del dinero que hay para contratos para ellos exclusivamente", añadió.

LOS PROTAGONISTAS

"Mi app estudia la coccidiosis"

Adolfo Álvarez tiene 25 años y está realizando su trabajo fin de master en el Laboratorio de informática aplicada. Su objetivo es diseñar una aplicación para estudiar la incidencia de las causas ambientales en la coccidiosis, la principal enfermedad que afecta a los conejos.
"Las granjas tienen sensores que miden la temperatura, la humedad así como la velocidad del aire en las instalaciones. Todas estas variables que nos envían las volcamos en la aplicación y después hacemos nuestros experimentos. Por ejemplo, seleccionamos dos de estas condiciones, temperatura y humedad, y vemos cómo influye en la enfermedad", explicó. La empresa que les contrató es la ourensana Mosquera y Pumar dentro de un proyecto para Cogal, una cooperativa gallega que produce en 20% de los conejos que se consumen en España.

“ClawIO lo empecé en mi tiempo libre"

"ClawIO" es el nombre del proyecto de investigación en el que está trabajando Hugo González. Consiste en crear un framework para obtener métricas de sistemas de almacenamiento.
"Las empresas utilizan sistemas como Dropbox para compartir archivos. Con este sistema lo que se intenta es buscar una manera para mejorar el rendimiento en almacenamiento y velocidad de transmisión de datos", explica.

Este proyecto lo empezó en su tiempo libre y, tras ser le concedida una beca de colaboración del Ministerio de Educación, siguió con el desarrollo. Cuenta con el apoyo de Arno Formella y de Jakub Moscicki, un supervisor del CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear). "Gracias a este proyecto en enero fui a Zurich (Suiza) a presentarlo a una conferencia internacional", añade.