La Región

MEJORAS

El Estado invertirá nueve millones en sus carreteras ourensanas

La cantidad, a repartir en tres años, está destinada a la conservación de las vías

El Estado invertirá nueve millones en sus carreteras ourensanas

El Ministerio de Fomento activó este lunes un concurso para contratar el mantenimiento y conservación de las carreteras nacionales de su titularidad en la provincia durante los próximos tres años, en los que prevé invertir cerca de nueve millones de euros. Según la documentación publicada en el portal de contratación del Estado, están incluidas en el contrato ocho vías (N-120, N-536, N-542, N-525, N-540, N-541, N-544 y N-120a).

El objetivo de esta inversión es realizar los trabajos de servicios de comunicaciones, vigilancia, atención a accidentes, mantenimientos de los elementos de la carretera, mantenimiento sistemático de las instalaciones de suministro de energía, alumbrado, señalización variable y semaforización.

Además, se incluyen las labores de establecimiento de inventarios y reconocimientos de estado, agenda de información de estado y funcionanamiento de la carretera, programación, coordinación, seguimiento e información de la ejecución de los trabajos, actuaciones de apoyo a la explotacióm, estudios de accidentalidad e informes de seguridd vial.

El contrato también obligará a ejecutar trabajos de desbroce, fresados y reposición del firme, limpieza de cunetas y, en general, todas las labores de conservación ordinaria de las vías a su cargo.


Necesidades


La empresa elegida deberá tener especial mimo con las estructuras singulares existentes en las carreteras de titularidad estatal en Ourense, entre las que se encuentran el viaducto de Os Peares o el Puente Nuevo de la ciudad, que acaba de cumplir su centenario.

El contrato obliga a establecer dos equipos de retén en Vilamarín y A Rúa, cuyos miembros deberán estar disponibles y localizables para dar la asistencia necesaria que requiera fuera de la jornada laboral establecida.

La inversión en conservación de carreteras ha sido fijada por el Ministerio de Fomento como una de las prioridades, aduciendo a que en la última década no se había ejecutado el presupuesto necesario para garantizar un buen estado de las vías.

Los datos confirman que en Ourense se invirtió en la última década una tercera parte de lo gastado en los primeros años del siglo XXI.