Ourense

Lista de espera para morirse

Ourense

Crónica

Lista de espera para morirse

Maside. 30/10/2019. Reportaje sobre la falta de espacio en algunos cementerios Ourensanos para enterrar a nuestros seres queridos. En la foto el cementerio de Dacón.
Foto: Xesús Fariñas
photo_camera Dos vecinos visitan el cementerio de Dacón. (Fotos: Xesús Fariñas)
Casi un millar de cementerios se reparte por las parroquias de la provincia. Muchos están saturados y los vecinos se ven obligados a enterrar a sus difuntos en pueblos cercanos

La lluvia es la única visitante del cementerio de Santa Comba do Trevoedo, en Maside, en la jornada previa al Día de Todos los Santos. Los vecinos ya depositaron las flores frescas en las tumbas de sus seres queridos hace días, generando la colorida estampa típica de estas fechas. El de Santa Comba es uno de los camposantos más saturados de la provincia. Muchos no pueden enterrar aquí a sus seres queridos, por lo que adquieren nichos en parroquias próximas. No es una situación única. La realidad demográfica de Ourense, con las tasas de envejecimiento más altas de Europa, sitúa el problema: lista de espera para morirse en un territorio con pocos nacimientos. 

El de Santa Comba do Trevoedo es un cementerio de unos 260 metros cuadrados de superficie, unido a la iglesia parroquial. Las particularidades de este tipo de infraestructuras impiden en muchas ocasiones la ampliación. La distancia con las viviendas o las dimensiones de los nichos condicionan la normativa de sanidad mortuoria. Patrimonio también está detrás de la regulación de actividades en estos lugares, que muchas veces "ahogan" las construcciones religiosas que tienen en su entorno, llegando los nichos a estar pegados a las iglesias. 


Dificultades de ampliación


En esta parroquia de Maside, la saturación es evidente. Las dificultades de ampliación también, a pesar de la reciente cesión que los propietarios de unos terrenos han realizado para posibilitar la construcción de nuevos panteones. Con un vistazo desde el interior del camposanto de Santa Comba do Trevoedo se comprueba la cercanía de las casas. Son viviendas en un estado muy malo.

Maside. 30/10/2019. Reportaje sobre la falta de espacio en algunos cementerios Ourensanos para enterrar a nuestros seres queridos. En la foto el cementerio de Santa Comba, en Maside.
Foto: Xesús Fariñas

Una de las casas, en la que cuelga el cartel de se venda, está apenas separada del cementerio por un pequeño muro. Las tumbas casi se unen a la pared de la vivienda, comida en parte por la maleza. El resto de construcciones están a muy poca distancia y en el mismo lamentable estado, separadas por un estrecho camino.

Un vecino entra al camposanto y explica que en otro cementerio cercano, en la parroquia de O Lago, sí se ha acometido una ampliación. "Aquí están todas as sepulturas ocupadas. O problema é que só hai vellos, a xente nova aquí non para", anota. Sobre la posible ampliación, dice que "nas casas xa non vive ninguén e podían tirarse".


En otras parroquias


La situación es diferente en otra parroquia de Maside, en Dacón. “Aquí nadie ten problema para ter o seu nicho. Se se quixera ampliar, aínda se poden facer máis polo centro", explica el sacristán. Entra una familia que retrata la situación de muchos vecinos. Tienen familiares enterrados en esta parroquia, pero otros en los camposantos cercanos. No todo el mundo puede dar sepultura a sus difuntos en el lugar de origen. 

Maside. 30/10/2019. Reportaje sobre la falta de espacio en algunos cementerios Ourensanos para enterrar a nuestros seres queridos. En la foto el cementerio de Santa Comba, en Maside.
Foto: Xesús Fariñas

En otro rincón de la provincia, en Beariz, también hay lista de espera para enterrarse. La mitad de peticiones llegan desde el otro lado del charco. Los emigrantes que dejaron Beariz por México en su día quieren morir en su tierra. En diciembre de 2018, el Concello de Beariz anunció la expropiación de 24 parcelas para construir un nuevo cementerio, debido a la saturación del parroquial. Un total de 464 sepulturas. Cuando se iniciaron los trámites, en torno a 75 emigrantes habrían mostrado su interés en comprar los nichos. Otros 75, vecinos.

La Encuesta de Infraestructuras y equipamientos locales del Gobierno cifra unos 900 cementerios en la provincia, la mayoría con alto nivel de saturación. Una veintena están al 100% de ocupación y muchos no permiten ampliación. En municipios como Arnoia, el único cementerio (situado en la iglesia parroquial), está al 98% de saturación y no tiene posibilidades de ampliación, según la encuesta.

En otro territorio de emigrantes mexicanos, Avión, tres cementerios están al 99%. Cualedro también vive una situación complicada con tres cementerios al 100% de ocupación y cuya ampliación es imposible. En Maside, el de Santa Comba está al 96% y el de San Miguel al 100%. En Beariz, tres cementerios están al 99%. 

Te puede interesar