Ourense

El “para llevar" se instala en el Polígono

Ourense

El “para llevar" se instala en el Polígono

Iván Losada realiza los preparativos en el Hotel San Cibrao para ofrecer voluntariamente comida y bebidas calientes para llevar. FOTO: ÓSCAR PINAL
photo_cameraIván Losada realiza los preparativos en el Hotel San Cibrao para ofrecer voluntariamente comida y bebidas calientes para llevar. FOTO: ÓSCAR PINAL
La principal área industrial transita a medio gas, pero con el 55% de las empresas abiertas y muchos transportistas necesitados, se hacen necesarios más servicios. Hoy se incorpora más restauración, que se suma a la "food-truck", hasta ahora "la última superviviente"

Tras el levantamiento del decreto de "hibernación", alrededor del 55% de las empresas del Polígono de San Cibrao das Viñas volvió a la actividad, pero con los servicios que ofrece la principal área industrial ourensana todavía a medio gas como consecuencia de un estado de alarma todavía vigente. Esto ha motivado que los transportistas que cada día transitan por esta área industrial mostrasen su preocupación, por no tener dónde tomar un café o llevarse algo para comer. Y surgió una idea, que cristalizará hoy. 

El restaurante del hotel San Cibrao comenzará a ofrecer un servicio de comidas y bebidas. "Facémolo porque nolo pediron, é algo social, imos poñer precios populares, facémolo sobre todo polos transportistas, que ninguén pense que nos queremos lucrar, porque non sae a conta, pero queremos axudar", explica Iván Losada Batista-Sandianes, mientras prepara junto al gerente, Casto, el sistema que permitirá servir desde hoy dar comidas (bocadillos, de momento) de lunes a viernes. "Imos testar unha semana e se a cousa vai ben podemos estudiar facer pratos para levar", indica

Se hará a través de la puerta, donde se han colocado una mesa exterior, donde el cliente pedirá, y otra interior, donde estará la caja y se servirá. Cero contacto. La Asociación de transportistas Apetamcor contactó con ellos, que mostraron su disposición a abrir, y tras consultar a la Subdelegación del Gobierno, recibieron luz verde.


Modo de prueba


No será fácil. "Fíxose un ERTE, e estamos con recursos escasos, pero hai que probar, se vemos que non funciona, pois non funciona, pero hai que intentalo", explica Casto. Iván estará a los fogones haciendo los bocadillos. "Eu terei un EPI dentro da cociña para ser escrupuloso coa limpeza, e unha persoa entregará os pedidos con guantes, mascarilla e todo na porta aos clientes", añade Losada. Incluso pretenden habilitar un número para que se hagan pedidos por encargo y minimizar las esperas. "Regalamos unha peza de fruta porque é máis importante ca nunca co confinamento, e moita xente se ten que pagar non a leva", señala Casto.

Es solo una de las iniciativas que estos días surgen y que, aunque no generen rentabilidad económica, están dando cobertura a los trabajadores del Polígono. Es el caso de l "food-truck" que regenta Manuela Méndez, ubicado en la calle 1 de esta zona industrial, y que resiste como puede. "Hai xente que inda cre que nos beneficiamos desta crise. Pero que non se confundan, isto non beneficia a ninguén, cando hai crise é para todos., Hai xente que cre me lucro con isto, e para min polo menos non o é", resalta esta ourensana, que cada día da de servir a parte de la masa laboral. "Veñen clientes de sempre, tamén algúns novos, outros porque non hai ningún sitio aberto, pero a xente tamén ten medo. Hai xente que me di que vén cando pode, que todos os días non pode ser...", reflexiona Méndez. Estuvo cerrada durante las dos semanas de cierre total, "porque non había ninguén". Ahora, con la vuelta a la actividad en muchas empresas ha vuelto a abrir su furgoneta. "Isto é moi duro para todos, sobre todo aos que están pechados, pero os que abrimos temos moitas dificultades", relata."Fágoo para pagar o autónomo e non moito máis. Hai que aguantar, que remedio!. Os prezos, desgraciadamente non os podo baixar máis", explica. 


SAN CIBRAO DAS VIÑAS (RÚA 1). 16/04/2020. OURENSE. Manuela Méndez, empleada de una foodtruck, prepara comida para llevar a sus clientes. FOTO: ÓSCAR PINAL


Poco movimiento


Reconoce que ve normal que haya poco movimiento y que mucha gente se traiga la comida de casa. "Eu, inda que vaia en contra do meu, recoñezo que traería o bocadillo da casa se traballase aquí nunha empresa". Manuela sostiene que aunque los "food-trucks" son muy populares en Estados Unidos, aquí no tanto.

A partir de hoy, y con el nuevo servicio del hotel, el Polígono gana un nuevo servicio para intentar romper la tormentosa calma en la que se han convertido la principal área industrial de la provincia. Dos servicios de restauración que se unirán a los que siguen funcionando, junto al banco, las dos gasolineras, los servicios de limpieza o la seguridad.