Ourense

El lobo ocupa prácticamente toda la geografía ourensana

Ourense

NATURALEZA

El lobo ocupa prácticamente toda la geografía ourensana

Lobo fotografiado por el zoólogo Felipe Bárcena
photo_cameraLobo fotografiado por el zoólogo Felipe Bárcena

La provincia, junto con Lugo, acoge a la mayor parte de las 90 manadas que están registradas en Galicia

El lobo está presente en prácticamente toda la provincia de Ourense. El último censo realizado por la Xunta de Galicia, entre los años 2013, 2014 y 2015, en cuya elaboración participaron más de un centenar de agentes de medio ambiente o vigilantes, apoyados por técnicos, constata que este depredador se mueve prácticamente por el 100% del territorio provincial, aunque su mayor incidencia se hace más notoria en todo el Macizo Central y sus estribaciones y entornos. En estos momentos se calcula que la comunidad gallega acoge al 30% de los cánidos salvajes españoles, unos 700 animales en total, que se reparten por las cuatro provincias, aunque tienen una presencia especial en las de Ourense y Lugo.

Sin embargo, se mantienen las discrepancias entre la Administración y las organizaciones conservacionistas sobre el estado de salud de la especie. Mientras desde la Consellería de Medio Ambiente se afirma que el lobo se mantiene en Galicia durante los últimos 15 años e incluso crece, tomando como referencia censos previos realizados entre 2001 y 2003, los conservacionistas cuestionan esos datos y aseguran que hay zonas en las que está en retroceso.

En el informe elaborado tras la confección del último censo, Medio Ambiente concluye que el lobo se distribuye por el 94% del territorio gallego, abarcando la totalidad de Ourense, el 98% de la provincia de Lugo, el 95% de A Coruña y el 74% de Pontevedra. Esta animal "prácticamente só está ausente nas áreas urbanas das grandes cidades e a periferia das mesmas, así como algunhas áreas costeiras do norte das provincias da Coruña, Lugo e Pontevedra.

Noventa manadas

En Galicia está constatada la presencia de unas 90 manadas reproductoras, aunque seis son compartidas con la comunidad de Castilla y León, cinco con Portugal y otras tres con Asturias. Galicia sólo es superada en cuanto a número de manadas por Castilla y León, en la que se estima que hay en torno a 180.

Sin embargo, al hablar del lobo sigue siendo inevitable hablar de confrontación con los ganaderos. Es algo consustancial con la especie y de hecho, la Real Academia Española de la Lengua refleja esta realidad, al definirlo como "mamífero carnicero, salvaje, gregario y que ataca al ganado". Entre el año 2010 y 2015 este animal protagonizó cerca de 3.800 ataques en las cuatro provincias gallegas, oscilando entre los 691 que se detectaron en 2010 y los 618 del año 2015. La provincia de Lugo es la que tuvo un mayor número, seguida de A Coruña.

En la provincia de Ourense se registraron en estos cinco años 589 ataques, con un mínimo de 87 en 2013 y un máximo de 113 en 2012. En el año pasado, 2015, el lobo protagonizó 99 ataques y mató a 214 reses (115 ovejas, 60 vacas, 37 cabras y 2 caballos).

La mayor parte de los ataques se están detectando en el Macizo Central y el último, hace un par de semana, en una explotación extensiva de Montederramo, en la que mataron un ternero de un mes de edad. Pero la amplia dispersión de la especie por la provincia quedó patente hace sólo unos días, cuando un pastor de Maside impidió a palos que otro lobo matara y se llevara a una cabra, que quedó malherida.

Ante esta situación, los ganaderos reclaman a la Administracion más control de la especie y, al mismo tiempo, compensaciones justas por los animales muertos, "a precios de mercado". Pedro Pérez, propietario del ternero muerto en Montederramo, afirmaba que el animal que el animal valía unos 400 euros, "pero nunca me van a dar eso e agora,a esperar a que me dean a axuda, pois tardan moito en dala. Ó meu pai o ano pasado tamén lle mataron un becerro e aínda está esperando que lle paguen a axuda".

“Hai que pagar polo servizo que presta o gando no monte"

El grupo O-Xan nació en el pasado mes de enero con la fin de promover una gestión dialogada del lobo en Galicia. Forman parte del mismo agrupaciones de ganaderos,  ganaderos a título individual, conservacionistas, investigadores universitarios, cazadores y técnicos vinculados con la gestion y conservación de la especie. El grupo planteó una serie de medidas a la Xunta para prevenir los ataques, que iban  desde adquisición de mastines para proteger rebaños a instalación de mallas electrificadas y pastores eléctricos.

Óscar Rivas, miembro de O-Xan y portavoz de la Asociación Galega de Custodia do Territorio, afirma que la Administración gallega "non atendeu todo o que lle pedimos, pero sí deu un paso importante sacando unha liña de axudas con unha dotación económica xenerosa". Asegura que "en O-Xan todos asumen que pode coexistir o lobo e a gandeiría" y considera que la especie se encuentra "estable, pois a situación medioambiental é mellor para él, polo abandono do rural e pola proliferación de ungulados nos montes".

Considera que "a seguridade total para o gando no monte non se vai conseguir nin vallando todo o monte, pero sí hai que adoptar medidas de convivencia. O gando é necesario no monte para telo limpo e axuda a subsistir a moita xente, polo que  hai que plantexarse a súa continuidade desde esa óptica, non só pagar polos danos, senón polo servizo medioambiental que supón ter ese gando no monte".