Ourense

La lucha contra la brecha tecnológica sigue en más de 900 pueblos del rural

Ourense

TECNOLOGÍA

La lucha contra la brecha tecnológica sigue en más de 900 pueblos del rural

Una mujer consulta internet con la conexión wifi en un bar de Pereiro de Aguiar.
photo_cameraUna mujer consulta internet con la conexión wifi en un bar de Pereiro de Aguiar.

El esfuerzo de las administraciones ha hecho crecer la cobertura de internet, pero Ourense tiene aún trabajo por hacer

Un hándicap infranqeable para el desarrollo de algunos lugares del Ourense vaciado es la falta de cobertura de alta velocidad, que desde el Gobierno central se comprometieron a acelerar hasta 2020, y que gracias a las ayudas de esta y otras administraciones como la Xunta de Galicia va poco a poco convirtiéndose en realidad, con la extensión de la fibra óptica a cada vez más núcleos. Las operadoras despliegan fibra sin parar impulsados por las ayudas, aunque esta provincia todavía está en la parte baja a nivel nacional. 

Según los datos del informe de "Cobertura de banda ancha a nivel de Entidad Singular de Población en España", que elabora la Secretaría de Estado de Avance Digital, había en 2018 todavía 910 pueblos habitados en la provincia que carecían de una conexión mínima de 2 megas, lo mínimo para reproducir un vídeo sin cortes. 

La situación está mejorando. A finales del pasado año, por ejemplo, se sumaban 15 aldeas de Pereiro de Aguiar al carro del internet de máxima velocidad y, recientemente, también en Nogueira de Ramuín se ha realizado un acuerdo con una empresa para ofrecer conexiones de hasta 35 megas, como exigían empresarios de la zona, hartos de su exclusión digital. 


Ayudas


Una gran cantidad de municipios se acogen a las subvenciones de la Axencia para a modernización tecnolóxica de Galicia (Amtega) para extender la banda ancha a las entidades singulares de población, a través de su Plan Banda Larga. 

Otros concellos, como Amoeiro, Coles, A Peroxa y Vilamarín –Mancomunidad de Santa Águeda–han apostado por asociarse para dotar a sus vecinos de una red ultrarrápida aprovechando una subvención de la Unión Europea. Desde abril, no ha parado de crecer. "Está indo moi ben, temos xa centos de solicitudes", indica Amador Vázquez, presidente de la mancomunidad. "A maioría xente nova, pero estamos a conseguir que a xente maior tamén dea o paso". De hecho, ofrecen internet, móvil y televisión, algo inédito hasta hace tres meses. "É algo positivo, porque ata agora había moi pouco, ía moi lento e moita xente queixábase de non poder traballar na casa", añade. 

Coles es el que más se ha conectado, con más de 200 solicitudes en solo un trimestre. "Notouse moito, hai negocios como restaurantes que os están contratando, sobre todo para tema de TPVs e están agradecéndoo moito os estudantes, que antes nin podían baixar un traballo", dice el alcalde, Manuel Rodríguez.  En Amoeiro, algo más discretos: "Acaban de rematar a colocación dunha torre en Ribadavia e permitirá que Amoeiro poida por fin ter cobertura en todo o municipio", indica su alcalde, José Luis González.

La situación mejora poco a poco pero queda mucho trabajo e y la posibilidad de llegar a 2020 con todos los pueblos "conectados" parece todavía una quimera. "Creo que con el ritmo que se está llevando podemos hablar de que el 90% de los ourensanos podrá tener fibra en el horizonte 2030 y que llegue a todos los concellos, el objetivo 2020 es poco viable. Es mucho el despliegue que hay que hacer", señala Carlos Saco, técnico de telecomunicaciones, que ha participado en el despliegue de fibra óptica por la provincia.

Hay casi 20.000 ourensanos que tienen dificultades para poder instalar una línea fija de internet en su casa (19.454), según los datos de Avance Digital. Son cada vez menos, el progreso es notorio. 


Alternativas


La situación ha mejoradosobre todo por la llegada del 3G y 4G móvil, que casi llega con un 99% de cobertura a toda la provincia, y sirve de alternativa en los núcleos "excluidos". Algunas compañías ofertan los denominados "pinchos" para aprovechar el internet móvil "que funcionan mejor que las conexiones que ni llegan a 2 megas", añade Saco. Sigue siendo alternativa en muchos núcleos. "En Coles usábase ata a chegada da nova, pero non chegaban nin a tres megas e non resultaban operativos para estudiantes ou os negocios", subraya Rodríguez. 

Seis de cada diez hogares ourensanos tienen acceso a 30 megas

Mañana, 30 de julio, acaba el plazo de presentación de ofertas por parte de las compañías para optar a las subvenciones que les permitan seguir acercando la banda ancha a los pequeños núcleos de España. Solo en la convocatoria del pasado año, se aprobaron ayudas para un proyecto de más de 20 millones de euros para Telefónica para extender la fibra óptica en Galicia, algo de lo que se han venido beneficiando muchos municipios ourensanos. 

Según los últimos datos, el 40% de los hogares tiene acceso a conectarse a la fibra óptica y  el 61,7% de los hogares tiene acceso a velocidades superiores a 30 megas, lo que se considera "una velocidad para ver un vídeo en HD en plataforma online", tal y como explica Saco. La situación ha mejorado drásticamente, pero queda trabajo para llegar a 2020 con los deberes hechos.  La Xunta, en su plan de Banda Larga, se propuso que para ese año deberán disponer de esta tecnología más del 74% de los hogares, mientras que el umbral que ha marcado el Gobierno se sitúa en esa fecha en el 85%. En total, hay hasta 91.037 habitantes que todavía no pueden acceder  a esas velocidades superiores a 30 megas, y ahí es donde los próximos meses han de centrarse los esfuerzos. Movistar ya ha anunciado que con 2022 como horizonte quiere tener "fibra total" en todos los rincones de España, un reto que podría ser la tabla de salvación para el rural. 

Claves

Negocios
Los lamentos por problemas para pagos con tarjeta, ofrecer wifi a clientes o para trabajar desde casa.
Estudiantes
Muchos jóvenes del rural se ven incapaces de descargar documentación desde su casa.
Trámites
Cada vez más trámites se hacen online, lo que hace más necesaria la conexión.